Jóvenes escalan montañas junto al Che

El movimiento Por los caminos del Che tiene entre sus acciones centrales el ascenso cada año a Pata de la Mesa, donde se ubicara la Comandancia del Che en el referido macizo montañoso

Autor:

Osviel Castro Medel

MANZANILLO, Granma.— Hipólito Torres (Polo), el legendario Capitán Descalzo de la Sierra Maestra, con sus 78 abriles participa desde hace 13 años junto a jóvenes de esta provincia en el proyecto Por los caminos del Che, que busca afianzar en las nuevas generaciones el legado del Guerrillero Heroico.

El movimiento tiene entre sus acciones centrales el ascenso cada año a Pata de la Mesa, donde se ubicara la Comandancia del Che en el referido macizo montañoso.

Por los caminos... ha involucrado desde su nacimiento a decenas de jóvenes de Manzanillo, donde vive Polo actualmente, y a estudiantes de la Facultad de Ciencias Médicas de esta ciudad procedentes de Chile, Uruguay, Brasil, México, Venezuela, Perú, Timor Leste, República Árabe Saharahui Democrática, Guinea Ecuatorial y Argentina, entre otras nacionalidades.

El proyecto nació de la iniciativa del nieto del Capitán Descalzo, Reynier Hernández Torres quien, —como dirigente entonces de la FEU de la Facultad de Ciencias Médicas de Manzanillo—, decidió junto a otros estudiantes impulsar un movimiento guevariano que incluyera talleres, conversatorios, labores preventivas de salud con pobladores serranos y la ascensión a la Comandancia del Che.

Hipólito Torres, cercano colaborador de Ernesto Guevara, en cada subida —que siempre realiza descalzo— explica a los jóvenes vivencias relacionadas con la guerra de liberación, las características del Comandante de América y cómo se construyeron el Puesto de mando de la columna del Che (en Pata de la Mesa) y las instalaciones aledañas ubicadas en el pequeño valle entre montañas.

Ricardo León Pascual, miembro del Comité municipal de la UJC en Manzanillo, comentó a JR que otra de las finalidades del proyecto es ayudar a preservar, con la guía del Centro provincial de Patrimonio, las edificaciones rústicas nacidas en torno a la Comandancia.

Surgido en 1957, ese sitio histórico contó con panadería, armería, la imprenta de El Cubano Libre, una escuelita, cárcel, hojalatería y un pequeño hospital, entre otras instalaciones, pero la furia del ciclón Flora (octubre de 1963) lo destruyó; por eso en 1970 se le dio la tarea al Capitán Descalzo, uno de sus creadores principales, de ayudar a reconstruirlo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.