Impulsa Santiago programa de producción de flores

William Hernández, delegado territorial del Ministerio de la Agricultura, explicó que se trabaja en la preparación de cuatro casas de cultivo protegido con estos fines, buscando igualmente incrementar el número de sitios dedicados a la venta de flores

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

SANTIAGO DE CUBA.— Un programa destinado a impulsar la hoy insuficiente producción de flores, con miras a extender y multiplicar el acto de regalar una rosa o un gladiolo, es desarrollado aquí por el Ministerio de la Agricultura.

En fuerte alianza con la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) y la Asociación de Técnicos e Ingenieros Agrícolas y Forestales (ACTAF), la propuesta trata de garantizar todas las atenciones que contribuyan a elevar los rendimientos e incrementar el número de áreas bajo riego —hoy en unas 13 hectáreas— hasta cubrir con estos sistemas la totalidad de las zonas dedicadas a este cultivo en la provincia.

William Hernández, delegado territorial del MINAGRI, explicó a este diario que se trabaja en la preparación de cuatro casas de cultivo protegido con estos fines, buscando igualmente incrementar el número de sitios dedicados a la venta de flores.

Dos de estas instalaciones cobran forma ya en las cercanías del cementerio de Santa Ifigenia, con la encomienda de producir las flores que demandan los héroes y mártires enterrados en la necrópolis. Cumplidos sus compromisos, estos floricultores podrán vender el resto de su producción, según el criterio de oferta y demanda.

Sin una tradición sólida en el cultivo de flores, Santiago de Cuba cuenta hoy con 45 hectáreas destinadas a esta siembra, en las que se garantizan unas 450 000 docenas de unidades al año, el 40 por ciento de las necesarias.

Solo los servicios funerarios consumen anualmente alrededor de 1 800 000 flores para la confección de coronas y arreglos forales, el 69 por ciento de las cuales se utiliza en la cabecera provincial.

Consolidar en los nueve municipios una estrategia productiva que garantice la satisfacción de esta demanda y otras peticiones en días señalados de los meses de febrero, abril, mayo y diciembre —los de mayor consumo— son propósitos que mueven ya a los floricultores santiagueros.

Los afanes en esta región para convertir en algo cotidiano el sublime acto de regalar flores, pudieron palparse en un Festival Nacional de las Flores, efectuado aquí con el concurso de las provincias de La Habana, Ciudad de La Habana, Holguín y Granma, que propició a los principales productores locales, en su mayoría campesinos, adquirir experiencia e intercambiar semillas y saberes sobre un cultivo que exige mucha técnica.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.