Cuando el café regresa a Guamuhaya - Cuba

Cuando el café regresa a Guamuhaya

Se aprecia un esperanzador despegue en la producción, derivado de un proceso de reordenamiento cuya puesta en práctica exhibe sus primeros frutos

Autor:

Julio Martínez Molina

MACIZO DE GUAMUHAYA, Cumanayagua, Cienfuegos.— El rosario de efectos negativos durante el período especial, la falta de insumos y materiales de trabajo, el éxodo de algunos montañeses a las ciudades, los perjuicios sobre caminos y plantaciones infligidos por ciclones… La conjugación de esta suma de adversidades provocó descensos en las cosechas de café en el Escambray.

Si bien aún no puede afirmarse a viva voz que todas esas dificultades están resueltas en el Macizo de Guamuhaya, sí se aprecia ya un esperanzador despegue, derivado de un proceso de reordenamiento cuya puesta en práctica exhibe sus primeros frutos.

Joel González Morejón, especialista principal de Producción en la empresa agroindustrial Eladio Machín (antigua EMA de Cumanayagua), explica las características de dicho reordenamiento: «Básicamente contempla el fomento de nuevas plantaciones, la rehabilitación de las ya existentes y mejoras en las atenciones culturales al cafeto, con el propósito de recuperar los rendimientos de años de esplendor».

El proceso en marcha, previsto para culminar en 2015, debe adelantarse como mínimo dos años en el Escambray, asegura el experto, teniendo en cuenta el impulso y el apoyo que está experimentando esta tarea a todos los niveles, en la que se destacan la mayor asignación de recursos y el incremento en el beneficio del pago a los productores.

Ello dará como resultado la entrega al país de más de 500 toneladas del grano al año para la fecha definida, algo crucial en la sustitución de importaciones, expresa Raúl Chaviano, director en funciones de la entidad.

Más grano recogido en 2010

Pero por lo pronto, y porque ni a este periodista ni a muchos lectores les apetece demasiado hablar en futuro, nos referiremos a cuanto ya está en fase de concreción.

Por vez primera en años, en la cosecha actual deberá salirse de los atrasos productivos, sobre la base de la incorporación de nuevas áreas a la recogida, las cuales fueron plantadas en 2005 y 2006, amén de un riguroso trabajo técnico y la expansión del extensionismo en pos de garantizar el reordenamiento, dice Joel.

En la actual cosecha del café —iniciada semanas atrás, con pico en noviembre y cierre en diciembre— no habrá problemas para superar con amplitud las 62 500 latas, de acuerdo con el rango de recolección de la recta inicial.

Dicha cifra, precisa Joel, supone más de 1 200 latas en comparación con la contienda de 2009. Dentro de la magnitud total figura un nivel de la afamada variedad Crystal Mountain —muy apreciada como rubro exportable—, germinado fundamentalmente en la meseta El Sopapo-Cuatro Vientos.

Cafetaleros: elemento principal

La empresa agroindustrial Eladio Machín, responsable directa del desarrollo cafetalero en la serranía, está estructurada en 19 formas productivas de los sectores cooperativo, campesino y estatal; más tres granjas del Ejército Juvenil del Trabajo y una finca estatal.

Dispone de 347 productores, quienes laboran en siete cooperativas de crédito y servicios (CCS); seis cooperativas de producción agropecuaria (CPA) y cuatro unidades básicas de producción (UBPC).

Estas personas están diseminadas en un espacio geográfico de 1 232 hectáreas, buena parte del cual JR cubrió para recabar sus impresiones.

Los hermanos Seicedo (Porfirio, Nelson, Lázaro y Ángel Gustavo) son una familia legendaria en el Escambray. Atienden su cultivo en la CCS Jorge Reyes.

La media de producción se estima entre los 110 a 115 quintales por caballería, pero ellos andan por los 150. El joven Ángel Gustavo, de 17 años, considera que interés y maña constituyen el binomio ideal para hacer vida y lograr éxito con un jabuco en la cintura.

Estima Porfirio que el pago de la lata a 50 pesos representa un espaldarazo a la producción. Ellos piensan que esta decisión aún no ha ejercido toda la atracción necesaria entre algunos cafetaleros que abandonaron el Escambray y todavía no retornan, aunque piensan que sí lo harán.

Sumar fuerzas en la cordillera

En uno y otro lado los cafetaleros se refieren a la importancia de redoblar la presencia de personal fijo para acrecentar producciones. Uno de los entrevistados que así lo estima es Pedro Antonio Castellón Enseñat, presidente de la CPA 5 de Septiembre, del Consejo Popular montañés de Crucesitas.

Más profesionales devienen imperativo aquí. Alrededor de 25 muchachos del Plan la Escuela al Campo apoyan a Pedro durante este mes, pero no es una fuerza con la experiencia suficiente, pese a lo valioso y noble de su colaboración.

Arazay Castillo, alumna del preuniversitario urbano Eduardo García Delgado, cree que la recolección es menos ardua de como se la habían descrito.

Su guía, el profesor Yudeski Villalobos, señala que su grupo, conformado por una docena de jóvenes, está recogiendo diariamente entre cuatro y cinco latas.

Ellos cumplen una faena diaria de ocho horas, la cual concluye a las 4 y 30 de la tarde.

Yaneisi González Chávez, cafetalera de 34 años de la 5 de Septiembre, suma brazos junto a otros jóvenes en esta CPA. «Aprovechamos al máximo la jornada, sobre todo cuando desgajamos matas de terrenos con una densidad de población escasa», afirma.

Ella y sus compañeros advierten el entusiasmo y el deseo no verificables por estas alturas desde hacía rato.

En términos similares se expresan Elba Sánchez, obrera, y Milpia Aguilera, administradora de la Planta de Beneficio Húmedo: «Este año está entrando bastante café. Aquí lo llevamos al proceso de despulpe tras el reboteo y secado. Se está trabajando bien; la gente está estimulada», asevera Milpia.

El «vuelo» del café

Al ver la luz este texto, los cafetaleros de Guamuhaya ya habrán recolectado unas 10 000 latas, cifra por arriba de lo planificado y que los pondrá en condiciones —solo un desastre climático intenso lo evitaría— de encarar el pico de la cosecha y rondar las 63 000 al terminar 2010.

Los precios actuales de la tonelada del grano en el mercado mundial se convierten en motivo de optimismo, aunque aún resulta un volumen de producción discreto, el cual deberá ir ascendiendo de forma progresiva tras las primeras expresiones de la fase de reordenamiento cafetalero.

De momento es un paso, preliminar pero sólido, en cuya expansión están implicados todos los elementos decisores de la provincia.

Por tratarse de un objetivo económico relevante se sientan pautas y se establecen estrategias para favorecer la consolidación de un cultivo cuyo fruto degustamos con placer los cubanos, como la entrega de nuevas tierras para fomentar las plantaciones.

El café está recobrando su presencia en el Escambray, lo que ha implicado la combinación de esfuerzos, productividad y otros factores no menos significativos. Ahora se corren los tramos iniciales del despegue.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.