Concluyó con desacuerdos la cumbre de Cancún

Expresó Cuba su insatisfacción en la voz del canciller Bruno Rodríguez, quien expuso algunas preocupaciones sobre el deterioro del medio ambiente

Autor:

Juventud Rebelde

CANCÚN, México, diciembre 11.— Varios países mostraron desacuerdos con los proyectos de decisiones presentados en la XVI cumbre climática de la ONU, por considerar que excluyen anhelos de algunas de las partes, claves para enfrentar el calentamiento global, reportó PL.

En una sesión informal convocada por la presidenta de la conferencia, la canciller mexicana Patricia Espinosa, las delegaciones de Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Venezuela y Ecuador solicitaron que el debate de los textos retornara a los grupos de trabajos respectivos, en el ámbito de la Convención sobre Cambio Climático y el Protocolo de Kyoto.

Otras naciones, sin embargo, se mostraron favorables a aceptar los documentos tal y como fueron presentados por los organizadores de la cita. La sesión final de la cumbre, que debió concluir la tarde del viernes, se extendió hasta la madrugada del sábado.

A pesar de los desacuerdos, las directivas de ambos grupos de trabajo decidieron enviar al plenario sendos textos, que luego fueron aprobados por la presidencia de la conferencia de la convención y por la del Protocolo de Kyoto.

«No podemos romper las reglas que acordamos. Sin el apoyo de Bolivia, se dio por aprobado. El precedente es funesto: hoy será Bolivia, mañana será cualquier país, no podemos acabar con la regla del consenso», expresó el embajador, Pablo Solón.

La delegación de Bolivia criticó los documentos, ya que no garantizan un segundo período de compromisos del Protocolo de Kyoto y admiten un aumento de la temperatura en más de cuatro grados centígrados.

Además, el país sudamericano señaló que no figura con claridad cuál es la cifra de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, y que mientras no se quiere asumir un segundo período de compromisos se pretende continuar con las flexibilidades de los mecanismos de mercado establecidos en el pacto de Kyoto.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, mostró también insatisfacción con los proyectos de decisiones presentadas en la cumbre, y la argumentó a partir de tres elementos que consideró esenciales.

Primero, porque no recogen metas de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero claras ni suficientes, y porque los cursos de discusión de la conferencia llevarían en el peor de los casos a un aumento de las emisiones de los países desarrollados, con base en 1990, del seis por ciento para 2020, o en el mejor de los casos, a una reducción de solo 16 por ciento.

En segundo lugar, subrayó Rodríguez, parece clave en este proceso el acuerdo de que va a haber un segundo período de compromisos del Protocolo de Kyoto, y la delegación cubana interpreta que lo que se refleja en estos documentos es un claro compromiso de que se va a ese segundo período.

En tercer lugar, expresó preocupación por la manera en que se abordan los aportes o los fondos financieros. «Me recuerdan las cifras aquella noche insólita de Copenhague, el lenguaje de los documentos me recuerda aquella ambigüedad y noto con preocupación que cuando se habla de 100 000 millones, se habla de un esfuerzo de movilización; que cuando se habla de 30 000 millones se habla de una aproximación a esa cifra, y no he visto aquí ningún compromiso concreto sobre el origen de esos fondos», indicó.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.