Premian a las siete maravillas de la ingeniería civil en Guantánamo

Entre ellas se encuentran el viaducto La Farola, el puente sobre el río Toa y el Faro de Punta de Maisí

Autor:

Juventud Rebelde

GUANTÁNAMO, enero 11.— La filial de la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (UNAICC) en Guantánamo, entregará hoy los certificados que acreditan como tales a las siete maravillas de la ingeniería civil en la provincia.

José Fernández, integrante del Ejecutivo de la Organización en el territorio, explicó a la AIN que casi la mitad de esas obras se ubican en el territorio perteneciente a la antigua región de Baracoa, antes de la división político-administrativa de 1976.

Ellas son el viaducto La Farola, el puente sobre el río Toa y el Faro de Punta de Maisí, y entre los atributos que les merecieron tal consenso figuran la originalidad de sus métodos constructivos, utilidad pública, importancia socioeconómica y trascendencia.

La primera es sin dudas la más relevante y la única enclavada en el territorio de Guantánamo incluida entre las siete que nacionalmente merecieron en febrero de 1997 tal acreditación, concedida por un Jurado integrado por especialistas de la Junta Directiva Nacional de la UNAICC.

El puente sobre el Toa, facilitador del cruce de vehículos y peatones sobre la más caudalosa corriente fluvial cubana, se distingue por el perfecto y hermoso trazado de sus estructuras, mientras el popularmente conocido como Faro de Punta de Maisí descuella por su curioso y colonial aspecto.

Rematan la relación de las obras el estadio Van Troi, la presa La Yaya, el ecléctico palacio familiar construido por el  arquitecto José Lecticio Salcines en el siglo pasado, y la pequeña central hidroeléctrica del Guaso, primera erigida en la Isla.

Excepto estas dos últimas y el faro que guía a los navegantes por el Paso de los Vientos (que separa a Haití del extremo oriental cubano), el resto de las siete maravillas ingenieras ubicadas en territorio de Guantánamo se construyeron después del triunfo de la Revolución.

La ceremonia de acreditación de esas obras coincide con la celebración del Día del Ingeniero Cubano, instituido el 11 de enero de 1946, en homenaje al natalicio de Francisco de Albear y Fernández de Lara, artífice de numerosos proyectos, entre ellos el del Acueducto de La Habana, concluido en 1893 y que lleva su nombre.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.