Números exploran el cerebro

Desarrollan algoritmo matemático con prometedoras aplicaciones en la Medicina

Autor:

Patricia Cáceres

Los pacientes con hemorragia cerebral en Cuba agradecerán sin dudas las bondades de una nueva herramienta médica, creada por investigadores del Instituto de Cibernética Matemática y Física del CITMA (ICIMAF).

Se trata de un programa computarizado que, mediante un complejo algoritmo matemático, es capaz de procesar imágenes radiográficas digitalizadas y obtener, con gran exactitud, el espacio que ocupan los coágulos de sangre en el cerebro de los enfermos.

«Hasta ahora, en muchas investigaciones complejas, los neurocirujanos y neurofisiólogos suelen dibujar manualmente las radiografías tomadas por los equipos de resonancia magnética nuclear (RMN) o de tomografía axial computarizada (TAC), destacando el contorno de la zona afectada por la hemorragia. Luego, con cálculos muy sencillos, infieren el volumen aproximado de la lesión», explicó el líder del estudio, el Doctor en Ciencias Roberto Rodríguez.

«Con la nueva herramienta, los especialistas podrán segmentar o aislar de manera automática en la computadora la zona de la imagen que corresponde a la hemorragia, con un contorno más preciso y mejor definido, de manera más rápida y libre de posibles errores humanos. Este programa no sustituye al médico, pero indudablemente complementa su trabajo», añadió.

La hemorragia cerebral ocurre cuando un vaso de sangre se rompe u obstruye. Debido a la carencia de oxígeno, las células nerviosas del área afectada dejan de ejecutar sus funciones básicas y causan la muerte súbita o la invalidez del paciente.

Por tanto, conocer con rigor el tamaño de la lesión y sin usar métodos invasivos, garantiza un diagnóstico mucho más efectivo y expedito.

Aunque la investigación es joven, pues vio la luz en mayo del año pasado, ya ha arrojado resultados alentadores con apenas un dos por ciento de margen de error, indicó Rodríguez.

«Las radiografías que hemos analizado únicamente pertenecen a pacientes del hospital de Morón, Ciego de Ávila. Pero una vez que pongamos “a punto” el instrumento, proceso que puede demorar hasta dos años, pretendemos generalizarlo a otros centros hospitalarios del país e incluso comercializarlo en el exterior.

«Realmente sería muy beneficioso para Cuba, porque en el mercado internacional este tipo de tecnología es muy cara. En muchos países el software y el hardware juntos pueden costar hasta 100 000 euros».

Según el especialista, esta herramienta puede ser extendida al estudio de otros tipos de patologías como los tumores cerebrales.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.