¿La «finquita» está igualita? - Cuba

¿La «finquita» está igualita?

Cuando la suerte de la actualización económica se decide en la transformación agraria, Cuba demanda que proyectos como el impulsado por varios autores de la Asociación Cubana de Producción Animal encuentre mejores formas de llegar a sus destinatarios

Autor:

Patricia Cáceres

La entrega de tierras ociosas en usufructo y la necesidad de continuar estimulando el sector agrario nacional, han despertado en muchos hombres y mujeres el sueño de convertirse en exitosos finqueros.

No obstante, algunas interrogantes afloran al emprender este propósito, pues producir con eficiencia, y casi siempre con limitaciones de recursos, no es cosa fácil.

Motivados por esta premisa, un grupo de especialistas de la Asociación Cubana de Producción Animal (ACPA) editó recientemente un libro titulado Finquero. Fincas diversificadas.

Se trata de un manual didáctico sobre algunos pasos que se deben seguir para devolverles vida a las tierras ociosas y obtener, con el menor gasto de recursos posible, una gama diversa de productos de alto valor económico.

«Este libro lo hicimos pensando en aquella persona que recibe un terreno, el cual muchas veces está invadido de aroma, marabú, y donde en ocasiones los perímetros no están ni delimitados», explicó a JR el Doctor en Ciencias Veterinarias Jorge Luis Álvarez Calvo, editor del material y director de la revista ACPA.

«Es simplemente una guía de acciones, en la que tratamos de orientar técnicamente al hombre del campo hacia una finca donde la diversificación de las producciones sea el eje fundamental.

«Contribuye al propósito de la dirección del país, que es asegurar una diversidad de alimentos de calidad que satisfagan las demandas crecientes de la sociedad», indicó.

Según el especialista esta es una herramienta valiosa para la familia cubana, que ahora tiene la oportunidad de tomar las decisiones en su finca, determinar cuáles van a ser sus estrategias de desarrollo y esto con un sentido de pertenencia mucho mayor.

Además —dijo— es una guía importante para la mujer, quien también puede liderar las producciones y decidir con autonomía sus ingresos.

El texto también propone la diversificación productiva en el sector agropecuario, pero respetando el entorno y con el menor perjuicio posible al medio ambiente. «Nuestro lema es capacitar y producir en un ambiente seguro», refirió Álvarez.

Breve recorrido

Finquero. Fincas diversificadas es un texto de fácil comprensión, ameno, ilustrativo, escrito en el lenguaje cotidiano del productor, que lo distingue entre mucha bibliografía de este tipo.

«Se estructuró en varios capítulos, teniendo en cuenta la secuencia de acciones a desarrollar. El primero está destinado a las cercas o linderos, porque para tener una finca lo primero que necesitas es delimitar bien el perímetro de la misma.

«Ahí destacamos la importancia de los setos y cercas vivas —una serie de árboles o arbustos que constituyen barreras infranqueables a personas y animales— frente a la ausencia de alambre de púas, grapas y otros insumos».

El material hace especial énfasis en la importancia de estas cercas, que contribuyen al mejoramiento de los suelos, al incremento de la disponibilidad de forraje, flora melífera, árboles maderables y frutales, así como al aumento de sombra para los animales.

En el texto también se muestran estrategias para el combate contra el marabú y otras plantas indeseables que han ocupado un por ciento bastante alto de las áreas cultivables del país. Con este propósito se ofrecen una serie de alternativas mecánicas, químicas y biológicas, en dependencia de los recursos disponibles.

«Otro de los temas relevantes es el del suelo, ya que se exponen algunas prácticas agroecológicas en función del rescate de su fertilidad natural, como pueden ser el reciclaje de nutrientes a través del compostaje y la producción de humus de lombriz»; destacó el investigador.

«Igualmente se dan elementos importantes sobre el laboreo que requiere la tierra para la producción de pastos, forrajes y arbóreas, y se explican las características agrotécnicas de las gramíneas y leguminosas», añadió.

La importancia de la abeja, como elemento polinizador y determinante para el rendimiento de los cultivos, es otra de las temáticas abordadas en el material, en el que se ofrecen las pautas para alcanzar la categoría de apicultor, la licencia veterinaria y las principales acciones de los productores líderes.

Se destina un acápite al agua, como elemento vital para animales y plantas, y se brindan soluciones de bajos insumos que permiten asegurar el abasto en los campos.

«Ofrecemos además una reseña de las necesidades hídricas según las distintas especies, de manera que el agricultor pueda calcular sus necesidades, tanto para el ganado como para los cultivos», enunció el Doctor.

La tracción animal es otro de los contenidos importantes del texto, en el que se destaca el uso de bueyes, équidos y búfalos, y se incluyen algunas estrategias para su doma y alimentación.

Como elemento distintivo de este manual se brindan datos relacionados con la salud de las especies, así como el manejo zootécnico y reproductivo de bovinos, ovinos, caprinos, abejas, aves de corral, cerdos, curieles y conejos.

Al principio del camino

La edición de este libro fue posible gracias al financiamiento del grupo de solidaridad internacional Cuba Sí, de Alemania. Este manual se presentó en la pasada XX Feria Internacional de Libro de La Habana, pero la tirada no da abasto para poner ejemplares al alcance de los productores en todas las librerías del país.

Este texto de tanto valor puede ser consultado por los interesados en puntos clave, como las filiales de ACPA de cada provincia, centros de documentación e información, cooperativas y universidades.

Aclara el especialista que por la amplitud y diversidad de conocimientos que abarcan estos temas, es imposible escribir en un solo ejemplar todo el contenido necesario para dirigir satisfactoriamente una finca.

«El productor deberá revisar una parte de los más de 65 títulos editados por ACPA, que hacen énfasis en acciones más específicas del sector agropecuario, como la alimentación de especies menores, acuicultura comunitaria, pastos y forrajes, cría vacuna y ceba de toros.

«Estamos convencidos de que esta es una primera aproximación a las necesidades de los finqueros, que se irá enriqueciendo en la práctica con los aportes que ellos mismos hagan».

Consejos útiles

Lucha contra el marabú

• Lo primero que debe conocer el productor es el grado de infestación que tienen las áreas o potreros de la finca para establecer la estrategia de lucha.

• Considere siempre que en las áreas o unidades que clasifican como limpias o ligeras es requisito indispensable tener cuartones de cuarentena, donde permanecerán animales procedentes de áreas infestadas.

• La observación del terreno se hará todos los días para detectar cualquier rebrote o germinación de semillas de marabú.

Recomendaciones para el ordeño

Si en una finca uno de sus objetivos es la producción de leche, no olvide establecer la rutina del ordeño.

• Estimulan: No alterar el horario, propiciar el descanso, sombra y ambiente adecuado en el preordeño; garantizar un ambiente adecuado en la sala de ordeño; evitar cambios de personal y garantizar el contacto físico (succión de la cría o manipulación del operador).

• Inhiben: Demora en el inicio del ordeño, un trato inadecuado (evitar los estados de temor, golpes, animales extraños y gritos) y fallas en el equipo.

Pasos para obtener abono

• Ante todo, elegir un lugar elevado, de ser posible bajo techo, para evitar la acción disgregante y de lavado que provocan las lluvias torrenciales y el encharcamiento.

• Llevar el estiércol y extenderlo sobre el piso a una altura que no exceda de un metro.

• Se formarán dos «burros» o «pilas» de estiércol cada mes.

• Para lograr la formación del abono, cada «burro» deberá voltearse semanalmente durante el primer mes para garantizar la oxigenación del material, ya que los microorganismos que forman el abono necesitan oxígeno.

• Se obtienen así dióxido de carbono, agua, minerales y una materia orgánica estabilizada, libre de toxinas de plantas y lista para emplear en la agricultura.

• Hay que mantener una humedad buena del material. Durante este proceso se eleva la temperatura del abono, que se hace más notable durante la tercera o cuarta semana y alcanza desde 60 hasta 70 grados Celsius. En este momento es necesario aplicar agua.

• A partir de aquí se deja el «burro» en reposo hasta que se cumplan los 90 días. Cuando llegue ese momento,  se contará con abono de calidad para las plantas de la finca.

¿Cómo ubicar un apiario?

• Disponer en el radio de vuelo económico (no menos de tres kilómetros de perímetro) de flora apícola suficiente en densidad y diversidad (melífera y polinífera) establecida y en fase de desarrollo.

• Desechar la presencia de colmenas rústicas en el emplazamiento.

• No tener exceso de colmenas: ni menos de 20 ni por encima de 30.

• Posibilidades para asegurar semisombra, abrevaderos de agua potable y sin riesgos de contaminación por agroquímicos, efectos industriales o por la actividad del hombre, como pueden ser fosas sépticas, vertederos de residuales u otros.

Control mediante el pastoreo

La humedad en el pastizal durante el período lluvioso favorece el desarrollo larvario de los parásitos. Por ello:

• Saque a sus animales a pastar después de las 10:00 a.m.

• No sitúe instalaciones, bebederos y comederos en lugares bajos.

• Evite la ingestión de agua en charcas, arroyos y aguadas. De hacerlo, facilite el acceso de los animales por lugares más altos para evitar encharcamientos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.