El padre que quería Daylín

«Yo era la hija de un supuesto contrarrevolucionario, ahora deberán cambiar las cosas y sí, estoy orgullosa de mi papá», refirió Daylín Serpa

Autor:

Roberto Díaz Martorell

LA DEMAJAGUA, Isla de la Juventud.— Daylín es una adolescente de 18 años que acaba de vivir uno de sus mayores estremecimientos. Hasta la noche del pasado 25 de febrero vivía con el estigma de ser la hija de un contrarrevolucionario.

«El documental me agarró por sorpresa. Yo amo mucho a mi papá, pero estaba marcada por su conducta. Ahora cambian las cosas, y estoy orgullosa de él», refirió la adolescente, que siente una mirada diferente de vecinos, profesores y compañeros de aula.

Su voz vibra entre la emoción y el nerviosismo por la noticia que la sacudió hasta el llanto. El documental Peones del imperio les devolvió a ella y a su mamá la imagen de un héroe en toda su dimensión humana y patriótica.

Verlo en hombros del pueblo que más de una vez le profirió improperios les dio una sensación grande de felicidad, que compartieron con cientos de pineros congregados en calle C entre 8 y 10, en el reparto Micro 70, de Nueva Gerona.

Recorrimos los más de 30 kilómetros que separan a Nueva Gerona del asentamiento rural Escuela del Cabo, en el Consejo Popular La Demajagua, lugar donde todavía se vive la sorpresa de descubrir al verdadero Serpa, a quien muchos tildaban de «gusano muy activo».

María Elena Arredondo, esposa de Serpa hace 23 años, confesó sentirse muy nerviosa cuando vio el documental: «Sentí un orgullo inmenso cuando supe el verdadero motivo de su lucha.

«Comprendí entonces muchas cosas. Tenía un trabajo duro, porque aunque las personas lo insultaban, maltrataban y hasta amenazaban, nunca abandonó sus ideales», dijo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.