Concluye en Bayamo el Tercer Congreso de Desarrollo Local

Especialistas de varios países debatieron sobre la cooperación a escala global, el desarrollo humano, la cultura, la educación a distancia a partir de las nuevas tecnologías, la producción animal y la soberanía alimentaria

Autor:

Mileyda Menéndez Dávila

BAYAMO, Granma.— El bienestar humano en América Latina se piensa hoy desde las universidades, gobiernos locales, centros de investigación y empresas, pero sobre todo nace de cada comunidad cuando sus actores naturales aprenden a integrar su cultura y modos de comunicación, su manera de relacionarse como individuos y con sus líderes, y además dominan y potencian sus fuentes autóctonas de riqueza espiritual y material.

Así lo demuestran las decenas de proyectos presentados en esta ciudad durante el III Congreso de Desarrollo Local recién concluido aquí, el cual agrupó seis talleres internacionales sobre temas tan diversos y a la vez convergentes como el de la cooperación a escala global, el desarrollo humano, la cultura, la educación a distancia a partir de las nuevas tecnologías, la producción animal o la soberanía alimentaria.

Lo importante —coincidieron expertos de Brasil, Colombia, México, Argentina y Puerto Rico, entre otros países representados— es lograr una mayor participación ciudadana en cada territorio inmerso en estos proyectos: que la gente no solo conozca, sino que además necesite esos espacios donde promover el crecimiento humano y aportar experiencias multiplicables para mejorar la calidad de vida de su familia y su comunidad.

Los retos son grandes pero los beneficios también, en lo social y lo económico, y hablar de los errores ayuda a vencerlos con medidas propias, insistió Reynaldo Montoya, presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular en Río Cauto, territorio granmense citado en este evento como un ejemplo de desarrollo local sustentable y realista.

En ese municipio se articulan la planificación estratégica y la capacitación popular en aras de empoderar a sus productores, mujeres y jóvenes para fomentar la creatividad y el deseo de vivir en la localidad y extraerle todo el bienestar posible sin dañar su inmenso patrimonio natural y cultural.

Se trata entonces de dinamizar el desarrollo desde los consejos populares a partir de recursos endógenos validados por los propios pobladores, sin renunciar a su identidad y aplicando una filosofía de vida que diferencia iniciativa de improvisación y eficiencia de irracionalidad mientras contrapone el aprendizaje popular de raíz latinoamericanista a la imposición colonial de saberes que ha marcado la contemporaneidad en nuestro continente.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.