Cuba cuenta con su glosario de Psiquiatría

Cuba, Estados Unidos y China son los únicos países que cuentan con sus propios glosarios de Psiquiatría. En 1998 se acordó confeccionar un glosario latinoamericano que naciera del ejemplo de Cuba. Este se creó seis años después y ahora está en revisión paralela con el nuestro

Autor:

Marianela Martín González

Cuba, Estados Unidos y China son los únicos países que cuentan con sus propios glosarios de Psiquiatría, luego que se revisara por octava ocasión la clasificación internacional adoptada desde 1900 y se indicara su actualización.

«Cada diez años se revisa por un Consejo de Expertos de Naciones Unidas la clasificación vigente. En la octava revisión pidieron a los países signatarios que adoptaran la CIE-8 (Clasificación Internacional de Enfermedades) y elaboraran un glosario propio. El primero en hacerlo fue Estados Unidos, luego Cuba y posteriormente China. Ninguna otra nación ha cumplido», manifestó el doctor Ángel Otero Ojeda, presidente del Comité de Dirección del Glosario Cubano de Psiquiatría.

El especialista explicó que cuando se revisó por octava vez la categorización existían en el mundo muchos sistemas de clasificación, los cuales entorpecían la comunicación internacional en este campo. Por eso se decidió que cada país creara el suyo.

El doctor Eduardo Bernabé Ordaz, junto con el también fallecido psiquiatra Carlos Acosta Nodal, elaboraron los dos primeros glosarios cubanos. Actualmente está vigente el tercero y se revisa el cuarto. Estos últimos cuentan con la rectoría de Otero Ojeda, quien destaca la participación multifactorial en cada una de las versiones criollas como la fortaleza principal de estos manuales.

«En 1998, en un evento de Psicohabana, se acuerda confeccionar un glosario latinoamericano que naciera del ejemplo de Cuba. El mismo se creó seis años después y ahora está en revisión paralela con el nuestro. Posiblemente en el futuro coincidan los dos», apuntó Ojeda.

Ambos manuales enfatizan en el diagnóstico integral personalizado, mientras otros hacen hincapié en el diagnóstico del trastorno.

«Fíjate si hay que personalizar la atención, que hay locuras que no vale la pena curar, como ha dicho Silvio Rodríguez. El Caballero de París es el ejemplo clásico. A nadie se le ocurrió medicamentarlo para que perdiera aquella fantasía que él vivía y lo convirtió hasta hoy en ícono de la capital». Hay otras esquizofrenias que sí llevan medicamentos, pero repito, cada paciente lleva un diagnóstico y tratamiento individualizados».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.