Lo primero que debe cambiarse es la mentalidad

Subraya Raúl Castro, elegido primer secretario del Partido Comunista de Cuba, que durante años se ha lidiado con criterios obsoletos

Autor:

Juventud Rebelde

El primer secretario del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro Ruz, en las palabras de clausura del Sexto Congreso de la organización política, destacó que los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular tendrán en lo adelante un trabajo arduo, pues legitimarán los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución en los venideros períodos de sesiones.

Precisó además que para el 28 de enero, cuando se celebre el 159 aniversario del natalicio de José Martí, tendrá lugar la Conferencia Nacional del Partido, como continuidad del trabajo profundo del VI Congreso de la organización. En ese evento se precisarán las funciones del Partido, y tendrá facultades para actualizar estructuras políticas, de cuadros, y renovar el Comité Central del Partido.

La conferencia estará presidida, explicó Raúl, por el concepto de cambiar todo lo que debe ser cambiado, idea subrayada por el Comandante en Jefe Fidel Castro al enunciar el concepto de Revolución.

Lo primero que debemos cambiar para edificar el socialismo contemporáneo es la mentalidad, según Raúl, quien consideró ese cambio como el más trabajoso, al estar durante años lidiando con criterios obsoletos.

Asimismo indicó que la Conferencia Nacional será de utilidad para rectificar errores, solidificar principios, en aras de desarrollar nuestro socialismo en las actuales circunstancias.

El Sexto Congreso del Partido, al decir de Raúl, ha servido para dar un primer paso para lograr lo que nos proponemos como nación. La elección del nuevo Buró Político, el Secretariado del Comité Central del Partido y un Comité Central más rejuvenecido son muestra de la vitalidad del proyecto social cubano.

De los 115 miembros del Comité Central del Partido, 48 son mujeres, lo que representa un 41,7 por ciento, cifra que triplica la proporción en relación con el congreso anterior. También la cifra de negros y mestizos crece en un 10 por ciento en comparación con el cónclave precedente.

El equilibrio de género y raza en la dirección central del Partido Comunista de Cuba es fruto de la labor partidista en la base. Según Raúl fueron seleccionados en sus núcleos y se tuvieron en cuenta las cualidades de estos hombres y mujeres, casi todos con más de 10, 15 o 20 años como militantes y trabajando en las profesiones para las cuales se prepararon.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.