Comenmoran aniversario 138 de la caída en combate de Ignacio Agramonte y Loynaz

Una representación del pueblo de Vertientes, en Camagüey, se dieron cita este 11 de mayo en el obelisco que inmortaliza al Diamante con alma de beso—al decir de José Martí—para recordar el suceso que ha traspasado los límites del tiempo y de la historia

Autor:

Yahily Hernández Porto

Vertientes, Camagüey.— En el Potrero de Jimaguayú, del municipio de Vertientes, lugar donde cayó en combante El Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz, hace 138 años, se rememoró la histórica fecha.

Jóvenes, trabajadores, estudiantes, combatientes, pioneros, integrantes de la Asociación Nacional de Ciegos (ANCI), vecinos  del sitial y una representación del pueblo de esta localidad, se dieron cita este 11 de mayo en el obelisco que inmortaliza al Diamante con alma de beso—al decir de José Martí—para recordar el suceso que ha traspasado los límites del tiempo y de la historia.

En la sabana camagüeyana, donde se erige el monumento histórico a la gigante figura, fueron entregados los premios del concurso Agramonte entre nosotros, a los pioneros vertientinos Isis Caridad Ivañe, Javier Gusmán Rivero y Melisa Delgado Morales.

Este 11 de mayo fue una jornada trascendental para los jóvenes agramontinos, al ser entregadas las medallas José Antonio Echevarría, que otorga el Consejo de Estado a estudiantes de trayectoria relevante en la Federación de Estudiantes Universitarios. Ambos de la carrera de Medicina, recibieron la distinción Yuliet Guerra Villamañán y Daimir Pérez Díaz, mientras que Mayelín Cárdenas Ballester, secretaria general de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), de la Empresa Provincial de Recuperación de Materias Primas, fue condecorada con la medalla Abel Santamaría, colectivo que recibió la Bandera del Honor de la UJC.

Cada 11 de mayo los camagüeyanos llegan a este sitio histórico a rendirle homenaje a El Mayor, que supo entender, en una de sus páginas de rebeldía y lucha por la libertad de la patria, el peligro real que representaba que parte de los camagüeyanos depusieran sus armas ante promesas españolas de paz, al hacer prevalecer sus criterios que consolidaron el necesario y estratégico levantamiento armado en la región, en la reunión del Paradero de las Minas, un 26 de noviembre de 1868.

Haimé Margarita Vena Palmero, joven profesora de Historia de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte y Loynaz, al enumerar los valores que caracterizaron a la figura del patriota y paradigma de multiples generaciones, destacó aquellas como la vergüenza, el ejemplo y el sacrificio, «cada una de sus cualidades deberán estar presentes en el joven cubano para enfrentar las múltiples tareas emanadas del VI Congreso del Partido Comunista», enfatizó.

Luego de concluido el acto el historiador vertientino, Mirciano Mejías Urra, explicó exhaustivamente al Comandante Faure Chomón Mediavilla los sucesos recogidos por la historia sobre la caída en combate de El Mayor.

Presidieron además la ceremonia Julio César García Rodríguez, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y su primer secretario en la provincia, y el diputado Luis Ynchausti Rodríguez, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, entre otros dirigentes del Partido, el Gobierno y las organizaciones políticas y de masas en el territorio.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.