Seguidores de sus raíces históricas - Cuba

Seguidores de sus raíces históricas

A la oriental provincia de Santiago de Cuba fue una delegación de jóvenes cristianos para homenajear al mártir Frank País en el aniversario 50 de la creación del Movimiento Estudiantil Cristiano de Cuba

 

 

 

Autor:

Juventud Rebelde

Al encuentro de sus raíces históricas y para abrazar el compromiso político del mártir juvenil cristiano Frank País, fue a Santiago de Cuba una delegación de jóvenes del Movimiento Estudiantil Cristiano de Cuba, con motivo de su aniversario 50.

En su homenaje, hicieron una ofrenda floral al héroe de la lucha clandestina, y ascendieron la Gran Piedra, lugar que marcó la formación de este Movimiento y desde donde aquellos jóvenes miraron la Sierra y se comprometieron para siempre con nuestro país.

Entre las actividades que desarrollaron también estuvo el reconocimiento a la labor destacada de los que iniciaron el movimiento y trabajan a favor del ecumenismo, la Iglesia y la sociedad cubana.

«Más que celebrar la vida de nuestro Movimiento, el interés mayor que tuvimos fue reflexionar sobre cuáles fueron las motivaciones que dieron lugar a su fundación en la década del 60, cuando un grupo de jóvenes cristianos se propuso desempeñar un papel activo en las transformaciones sociales que se vivieron en aquellos momentos en Cuba», expresó Jarley García Nazco, presidente del Movimiento Estudiantil Cristiano en la Isla.

Sostuvo además que, cuando el triunfo revolucionario, aquellos jóvenes comprometidos con la Iglesia y con su realidad social buscaron, dentro de un movimiento ecuménico, una respuesta a las inquietudes de liberación que se manifestaban por el hecho de una Revolución auténticamente latinoamericana y cubana.

Jarley García compartió que hoy las motivaciones siguen siendo las mismas, solo que «nuestro país se transforma y la coyuntura actual trae nuevos retos».

Y ante estos desafíos, la Asamblea Nacional de este Movimiento emitió una declaración oficial, con motivo de su aniversario 50, en la que expresan que están comprometidos a seguir siendo un espacio de diálogo y participación con inspiración cristiana, que les permita ser protagonistas de las actuales transformaciones que vive el pueblo.

Asimismo demandaron el cese del injusto y anticristiano bloqueo del Gobierno de los Estados Unidos a Cuba, teniendo en cuenta que este afecta, en primera instancia, a nuestro pueblo; sin obviar la carga de perjuicios que provoca a la población norteamericana.

En la declaración, además, se unieron al clamor por la libertad de los cinco luchadores antiterroristas prisioneros en los Estados Unidos, y reconocieron lo injusto de su proceso judicial y lo digno de su labor en aras de nuestra seguridad.

En el texto también consideraron como una violación de los derechos humanos la intervención militar de las fuerzas de la OTAN en Libia, y se sumaron al reclamo mundial por el cese de las acciones bélicas y la manipulación mediática.

 

 

 

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.