Maestro frente al alumno, no frente al aula

En que además de enseñar letras y ciencias, la escuela debe fomentar en los estudiantes valores éticos, estéticos y patrióticos, coincidieron directivos educacionales en el Seminario Preparatorio para el próximo curso escolar, recientemente culminado en la capital

Autor:

Margarita Barrios

El orden y la disciplina que se requieren en cada institución educacional es condición indispensable para que la sociedad reconozca a las escuelas y a los maestros como ejemplos de actuación social.

Esa fue una de las máximas esgrimidas en el Seminario Preparatorio para el próximo curso escolar, recientemente culminado en la capital, en el cual se trazó como objetivo para el próximo período lectivo elevar el trabajo educativo de los centros escolares.

Formar valores en los estudiantes es sin dudas una función de la escuela, y para ello se requiere de docentes bien preparados, clases bien intencionadas y, como afirmaron muchos de los directivos presentes en el encuentro, aprovechar cada momento para inculcar en los más jóvenes las condiciones éticas, estéticas y patrióticas a que se aspira.

Se destacó que no se debe hablar del maestro frente al aula, sino frente al alumno, pues su interacción debe ser constante, en todo lugar donde se encuentre, incluso más allá de los límites del centro escolar, para llegar a la comunidad, donde la ejemplaridad del profesor debe estar muy presente.

Según trascendió en el Seminario, entre las acciones que aún pueden mejorarse se encuentra el acercamiento de los estudiantes a la historia local, sus héroes y mártires, así como a las tradiciones artísticas y culturales del territorio.

Igualmente debe reforzarse el intercambio con personas de la comunidad que puedan contar sus experiencias, tanto en su participación en la defensa del país, en misiones internacionalistas, como también en sus profesiones y oficios.

De esta forma la escuela colabora de manera más eficiente en la tan necesaria formación vocacional de los más jóvenes, quienes en muchas ocasiones desconocen cuánto puede ofrecerles para la vida determinado oficio o profesión.

El estudio de la obra de José Martí y de otros muchos héroes y mártires de la Patria no es labor solo de la asignatura Historia de Cuba, enfatizaron directivos de Educación, sino que puede estar presente en cada clase.   Para ello es necesario en primer término el amplio conocimiento del maestro sobre el tema, y la puesta en práctica de la imaginación para llevar de manera amena y útil estas enseñanzas hacia los más jóvenes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.