Cuando las frutas regresan a Santiago - Cuba

Cuando las frutas regresan a Santiago

Un riguroso programa posibilita el aprovechamiento integral y sistemático de los frutales que pueblan los campos de la provincia

 

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

SANTIAGO DE CUBA.— Mientras disfruta una a una las tajadas del mango bizcochuelo, amarillo y jugoso, el rostro de la santiaguera Yazmina Yzaguirre se ilumina por la satisfacción.

«Adoro las frutas y ahora por primera vez en mucho tiempo hay variedad de ellas en la ciudad…», enfatiza, y sus ojos se llenan de los zapotes, la piña y la frutabomba que acomoda en la jaba.

La complacencia de Yazmina alcanza a muchos otros santiagueros, sobre todo a quienes viven en la cabecera provincial, y es que en los últimos meses la llamada capital de las frutas del oriente cubano amanece inundada con los aromas del mango, el zapote, la piña, o el guineo… y hasta del marañón, el níspero, la cañandonga, el tamarindo… que de manera sistemática y de las más diversas formas llegan hasta mercados y otros sitios de la ciudad.

Es este el resultado de un riguroso programa que, desde el campo hasta el acopio y procesamiento de las frutas, busca satisfacer las necesidades alimentarias de la población a partir del aprovechamiento de las potencialidades productivas de la provincia.

El sistema de la Agricultura se ha preparado para enfrentar con eficiencia la cosecha y acopio de frutas de este año, aseguró a la prensa Williams Hernández, delegado del MINAGRI en el territorio.

Y aunque la sequía ha impactado en el territorio durante los primeros meses del año, los planes, según datos aportados por la Delegación del MINAGRI, prevén el acopio de más de 17 000 toneladas de fruta, de las cuales —en el inicio de la campaña— se han cosechado y colectado ya unas 3 000 de mango en sus diferentes variedades; 299 de zapote; 110 de piña y 72 toneladas de tamarindo, además de guanábana, níspero, caimito, coco, frutabomba, marañón, guayaba y anón, entre otras.

Claves de los resultados

Tales resultados, explicó a JR Alcides López Reyes, director de la Empresa Provincial de Acopio, se derivan de la organización y la cohesión, que como estilo de trabajo desde hace un año encamina la provincia para el acopio de las producciones agropecuarias de la montaña.

En consecuencia con dicho programa, después de un exhaustivo trabajo de contratación entre las empresas agropecuarias y Acopio con las estructuras productivas, más de 70 rutas desde las cabeceras municipales hasta lo intrincado de la montaña, se activan semanalmente en función del acopio y distribución de las frutas por estación.

Los envases, enfatiza el directivo, una de las más poderosas causas de pérdida de fruta en años anteriores, hoy no constituyen un problema. Con el apoyo de las empresas forestales se ha diseñado un plan de producción que intenta responder a la demanda pactada con las estructuras productivas; de esta forma se van garantizando los volúmenes de cajas y otros envases necesarios para el traslado de los frutales.

Mediante la integración de todo el transporte de las entidades de la Agricultura con las empresas especializadas de la provincia, se

garantiza el traslado de las frutas, labor a la que se ha sumado un parque de camiones de triple tracción, y los Kamaz, a los que se ve subir hasta lugares de difícil acceso, cargando los productos de la canasta básica, y retornar llenos de fruta y otros productos agropecuarios.

Desde la máxima de que un fruto procesado multiplica sus beneficios, la prioridad de la Empresa Provincial de Acopio, detalló López Reyes, es la entrega a la industria, que incluye a las miniindustrias locales, para la extracción de pulpa que garantiza la producción de compota, helado, tajadas, mermelada y conservas, que prolongan el disfrute de las bondades de los frutales el resto del año.

Tal privilegio de la industria, sin embargo, no limita la venta directa en los 44 mercados estatales existentes en la provincia, diez de ellos especializados, y la entrega a la gastronomía y los centros educacionales y de salud, como parte del consumo social.

También más de 200 carretilleros debidamente identificados, con el pregón a flor de labios, se dispersan cotidianamente por toda la urbe en pos de la venta del mango y otras producciones a precios de oferta y demanda, y 43 puntos de carretera se suman al expendio de fruta.

En toda la provincia, con excepción del municipio de Mella, se derrocha esfuerzo en el procesamiento de las frutas de las montañas cercanas, con ejemplos sobresalientes en las miniindustrias locales Don Paco, de la CPA Abel Santamaría, en el municipio de Santiago; y la Santa Rita, perteneciente a la CPA Victoria de Girón, del municipio de Palma Soriano.

Arrastrando una obsoleta tecnología, que a pesar de los nuevos estilos de producción condena a las roturas, las fábricas de compota de El Caney y La Santiaguera, y el Combinado Industrial de Cítricos de Contramaestre, con afectaciones serias en las cámaras de enfriamiento, echan mano al ingenio creador de sus innovadores y especialistas en aras de solucionar problemas y asegurar que la fruta no se pierda en la industria, ni se estanquen en sus predios los envases.

A diferencia de otros años se ha logrado garantizar, al menos en estos momentos, el azúcar y las latas para envasar las pulpas que se utilizarán para la elaboración de compota, la venta en los mercados, la gastronomía y la producción de helado.

La organización, el control y el trabajo integrador han llegado para sembrar maneras de hacer tanto en el campo como en la industria santiaguera, en bien de la economía y de la calidad de vida de los pobladores.

No obstante, mucho queda por hacer en una campaña que, con el mango en la proa, apenas despunta. El reto es mantener el aprovechamiento óptimo, estable y con calidad de los frutales, que también son un símbolo santiaguero.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.