Evitar saltos al vacío

El tema de la retención en las aulas no es un problema de cifras sino de algo mucho más serio: el futuro de cada joven que abandona los estudios, situación ante la cual ni la FEEM ni los militantes jóvenes pueden permanecer indiferentes

Autor:

Luis Raúl Vázquez Muñoz

CIEGO DE ÁVILA.— El Camaleón es una película francesa digna de verse en los preuniversitarios. Por los alumnos, por los profesores y también por los padres. Quizá estos sean los más necesitados. Advertimos que no es un largometraje fácil y carece de nexos con los espectáculos de patadas y piñazos.

La cinta cuenta un episodio en la vida de un muchacho abandonado por su madre y educado desde pequeño en un hospicio donde comenzó a adquirir la personalidad de jóvenes perdidos.

Ciertos momentos de El Camaleón nos conectan con esas situaciones de abandono de los estudios, problemática que ahora enfrenta la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM) y que fue abordada en el Pleno Provincial de la organización en Ciego de Ávila.

De acuerdo con el informe y ante las situaciones ilustradas en el plenario, en los últimos tiempos se registra un éxodo en diversos centros educacionales, combinado con situaciones en la enseñanza y la no creación de un clima en las aulas que estimule la avidez por saber y conocer el mundo.

Yenny Herrera, presidenta de la FEEM en la provincia, señaló la necesidad de actuar acercándonos más a los jóvenes, y conociendo la variedad de problemáticas que estos enfrentan y que pueden contribuir al bajo rendimiento docente: desde el embarazo precoz hasta la falta de estímulo y reconocimiento, sin pasar por alto los conflictos familiares y los eternos y a veces simplistas prejuzgamientos de los mayores.

«Debemos conversar con los estudiantes que causan baja, insistir en la necesidad de regresar», expresaba un estudiante de Morón; mientras que Claudia Rodríguez, presidenta de la FEEM en el municipio de Ciego de Ávila, se refería a la presión que sobre los jóvenes ejerce la insuficiente preparación para enfrentarse a las pruebas de ingreso y que los hace pensar que, ante la imposibilidad de aprobarlas, el futuro se encuentra fuera de los estudios.

Así inician una especie de salto al vacío, para nada recomendable. Y es ahí donde la FEEM debe desempeñar un papel más activo y no esperar a que el estudiante y su familia soliciten la baja en la secretaría del centro. Su labor, entre otras funciones, es actuar antes y no después.

La presidenta del Secretariado Nacional de la FEEM, Yaremis Suárez Gavilla, recordó ese principio y señaló que dentro de la composición de los desaprobados en los exámenes de ingreso existía un número importante de jóvenes con ausencias.

«No es solo de Educación la responsabilidad en los resultados docentes; también nosotros como organización y como compañeros hemos de ayudar a los que tenemos en nuestra aula, expresó.

Yaremis aclaró que la FEEM no está para anotar en una libreta al estudiante que llegó tarde a clases. Su labor es la tarea política, ayudar a los compañeros, promover que entre todos se cree un sentido ante la vida, de esforzarse con dignidad, y eso no se logra con labores administrativas y sí con un correcto funcionamiento de la organización.

Nexy Veliz Cruz, primera secretaria del Comité Provincial de la UJC, enfatizó que el tema de la retención en las aulas no es un problema de cifras sino de algo mucho más serio: el futuro de cada joven que abandona los estudios, situación ante la cual ni la FEEM ni los militantes jóvenes pueden permanecer indiferentes.

 

 

 

 

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.