De la seguridad a la independencia alimentaria

En el planeta hay comida y se puede producir mucho más, lo que está mal distribuida, sostuvo Marcio Porto, representante de la FAO en Cuba al inaugurar evento internacional sobre el arroz

Autor:

Marianela Martín González

La crisis de alimentos que padece el planeta está signada por la época de incertidumbre que vivimos, y no se trata de una crisis generalizada, como algunos aseguran, reiteró este martes Marcio Porto, representante de la FAO (Oficina de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) en Cuba, quien tuvo a su cargo la conferencia magistral con la cual quedó inaugurado el V Encuentro Internacional de Arroz, en el Palacio de las Convenciones de La Habana.

Porto sostuvo su tesis en que en la mayoría de los países se consumen 2,6 kilocalorías per cápita, pero en gran parte de los países africanos y en Haití la realidad es distinta, mucho peor de lo que pudiera imaginarse. La relación entre población y consumo de alimentos es perversa, según catalogó, pues solo un tercio de la población mundial vive en los países ricos, pero consume dos tercios de los alimentos producidos a nivel global.

«Hay comida y se puede producir mucho más, lo que está mal distribuida», sostuvo.

En la conferencia sobre la actualización alimentaria y los precios de los productos, el funcionario de la FAO dijo que por encima de los cereales solo se produce azúcar. Llamó la atención sobre el uso del arroz, el trigo y otros cultivos para el consumo animal en aras de producir carne y leche, un fenómeno que se da ahora de manera más notoria por la emergencia de China y la India. Ante esta situación estimó estratégico entronizar la cultura de producir más cereales y consumir menos.

Porto remarcó que el aumento y la volatilidad inesperada de los precios figuran entre las principales amenazas para la seguridad alimentaria. Explicó que las grandes crisis han detonado por episodios de sequías y han tenido lugar luego de  descensos en la producción mundial, factores que han propiciado que países exportadores de alimentos restrinjan sus exportaciones para proteger a los consumidores internos.

«Las crisis han sido concomitantes con los altos precios de la energía, lo cual ha disparado de manera exorbitante los costos de producción y transporte, pero la que padecemos ahora es posterior a un período de negligencia en la agricultura».

El representante de la FAO en nuestro país subrayó que la población subnutrida aumentó de 850 millones en 2006 a más de mil millones en 2009. La pobreza también se disparó de manera asombrosa, pues 50 millones de personas pasaron a esa condición en 2008.

Porto se refirió a los cambios en la orientación de las políticas de algunos países, los cuales han adoptado la estrategia de transitar de la seguridad alimentaria a la independencia alimentaria.

Sentenció que los únicos ganadores en medio de esta crisis son los vendedores de petróleo, los especuladores financieros que encuentran en los alimentos una buena oportunidad de retomar sus ganancias, así como los intermediarios que acaparan productos relativamente baratos y luego los venden caro.

Entre las lecciones aprendidas de la crisis actual resaltó la necesidad de utilizar en lo adelante un enfoque sistémico para obtener mejoras a lo largo de la cadena, desde los insumos hasta el mercado. «Son necesarias las inversiones a largo plazo para reducir el riesgo de crisis periódicas futuras».

Al V Encuentro Internacional de Arroz asisten 150 delegados nacionales y 80 procedentes de 13 países. El Primer Simposio de Granos coincidirá con este evento, que concluirá el viernes próximo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.