Avileños de fiesta rojinegra

La provincia cubana de Ciego de Ávila obtuvo la sede del acto nacional por los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes

Autor:

Luis Raúl Vázquez Muñoz

CIEGO DE ÁVILA.— Hacía un ligero fresco. El reloj ya marcaba la noche y aún la claridad del día no se había retirado. Fue entonces cuando se escuchó la noticia: Ciego de Ávila obtenía la sede del acto nacional por los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes. La ovación empezó a escucharse en los edificios cercanos al parque Máximo Gómez.

Una caravana de vehículos, con banderas en alto, atravesó la ciudad bajo el sonido de los cláxones. Los jóvenes con las pancartas y las enseñas nacionales ovacionan el 26 con un grito reiterado: «¡Ciego, Ciego, Ciego!».

La concentración fue en la Plaza Camilo Cienfuegos, el mismo lugar donde en 1959 el Señor de la Vanguardia le habló a los avileños. A las notas del Himno Nacional se inició la celebración, fin de una etapa y comienzo de un nuevo ciclo donde los habitantes de esta provincia aportan su grano de arena por Cuba.

«Este es un logro de todos los avileños, del trabajo realizado por todos. Lo más importante no es lo que hemos hecho, sino lo que nos queda por hacer en este año del Congreso del Partido y del aniversario 50 de la victoria de Playa Girón», expresó Jorge Luis Tapia, miembro del Comité Central y primer secretario del Partido en la provincia.

En las imágenes de muchos debieron aparecer las escenas. Los trabajos voluntarios en los hospitales de Ciego y Morón, convertidos en una obra de pueblo y adelantados en más de cinco años de su cronograma. El rescate de la piña, el esfuerzo en la agricultura por sustituir las importaciones, las obras en las ciudades para embellecerlas.

También del esfuerzo de un equipo de pelota, jóvenes todos, hijos de esta tierra de llanuras  que lucharon con coraje en esta serie de pelota y que convirtieron el esfuerzo en una virtud. Porque los Tigres, a golpe de tenacidad y valentía y junto a los hombres y mujeres anónimos que anoche festejaron la noticia, se han convertido en uno de los símbolos más queridos de este 26 avileño.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.