Palabras del primer secretario del PCC de Ciego de Ávila

Autor:

Juventud Rebelde

Compañero Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros:

Dirigentes de la Revolución:

Protagonistas del 26 de Julio de 1953:

Invitados:

Compatriotas:

El 26 de Julio es una fecha de jubiloso entusiasmo revolucionario y de firme compromiso patriótico. Este histórico día de 1953 se realizó la carga definitiva reclamada por Villena y se multiplicó el grito libertario del Padre de la Patria, el 10 de Octubre de 1868 y de José Martí, el Apóstol de nuestra independencia, el 24 de Febrero de 1895, cuando un grupo de jóvenes valerosos y profundos, se lanzaron contra los muros y los soldados de los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, bajo la dirección de Fidel Castro, convertido desde entonces en un coloso de la libertad y de las causas más nobles de los pobres de la tierra. Aquella victoria de las ideas nos condujo al Primero de Enero de 1959 y con el Triunfo de la Revolución a la dignidad plena de los cubanos.

Para los avileños, haber alcanzado la sede del acto por el histórico Día de la Rebeldía Nacional, constituye un estímulo moral y un compromiso en la lucha por el perfeccionamiento del socialismo, como única alternativa de justicia social.

Los hijos de la tierra de los hermanos Gómez Cardoso seremos fieles y eternos soldados de las ideas de nuestro Comandante en Jefe, del General de Ejército y del Partido Comunista de Cuba, cuya autoridad moral ante el pueblo los han convertido en los guías invictos de la Revolución.

El éxito alcanzado por el pueblo tiene una connotación especial, pues ha ocurrido en el año del VI Congreso del Partido, cuyo centro de análisis fue la batalla por la eficiencia económica, el uso racional de los recursos, la reducción de importaciones y el aumento de nuestras exportaciones, para lograr la soberanía alimentaria, preservar las conquistas alcanzadas y garantizar la continuidad histórica de la Revolución.

El 2010 constituyó un año de impulso a las tareas económicas y sociales en el territorio. La producción mercantil se sobrecumplió. La productividad del trabajo creció con respecto al año anterior y permitió una positiva correlación con el salario medio.

Se logró un superávit de más de 60 millones en la gestión económica, condicionado por el incremento de los ingresos y la disminución de los gastos, pero existen potencialidades para el uso más eficiente del presupuesto y la prestación de un mejor servicio.

La provincia tiene más de 13 mil trabajadores por cuenta propia, lo que constituye la incorporación de un número significativo de desvinculados a la actividad laboral y forma parte del perfeccionamiento de nuestro modelo económico.

La agricultura ha mejorado sus planes de siembra y de producción. Se ha entregado tierra a más de 8 mil usufructuarios, lo que ha permitido convertir 87 mil hectáreas de tierras ociosas en productivas, ello representa el 58 % de este fondo. La producción de huevos alcanzó 117 millones de unidades y se incrementó la producción de leche. La agricultura urbana y suburbana avanzó, así como los programas de siembra de frutales.

Se trabaja para sistematizar la atención cultural a los cultivos, el uso adecuado de productos biológicos y fertilizantes orgánicos, la obtención de semillas de alta calidad, la tracción animal y la vinculación del hombre al área, premisas indispensables en el empeño por aumentar la producción de alimentos para el pueblo.

Se ha trabajado en el mejoramiento de los viales y del abastecimiento de agua a la población. Una nueva infraestructura de centros y lugares apropiados para la recreación sana, el entretenimiento y la elevación de la cultura del pueblo trabajador se ha creado.

El orden, la disciplina y la exigencia, son premisas cotidianas para cumplir los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, discutidos por todo el pueblo en una amplia y exclusiva demostración de democracia, definitivamente aprobados en el Congreso del Partido y convertidos, en lo adelante, en guía y acicate del modo de actuación de nuestros cuadros y de cada ciudadano.

Conscientes de que “la batalla económica constituye hoy, más que nunca, la tarea principal y el centro del trabajo político ideológico de los cuadros, porque de ella depende la sostenibilidad y preservación de nuestro sistema social” como nos dijera el compañero Raúl, los avileños concentramos los esfuerzos en tareas esenciales y sectores decisivos, sin descuidar ningún frente de trabajo.

La industria azucarera deberá mejorar sus indicadores de eficiencia para lograr, en la venidera campaña, el óptimo aprovechamiento del potencial de la caña, perfeccionar el sistema de reparaciones en función de disminuir el tiempo perdido por roturas evitables, asegurar la calidad de los mantenimientos, la capacitación de su potencial humano y la disciplina tecnológica, para realizar un aporte más significativo a la economía del país.

El sector turístico ha redoblado sus esfuerzos y es necesario cumplir con los ingresos planificados; debemos superar los problemas de carácter subjetivo, eliminar las dificultades en la comercialización de los hoteles, aplicar nuevas iniciativas en la actividad extra hotelera, aumentar las opciones, satisfacer las exigencias de los clientes y ser más profundos y objetivos en los análisis de los resultados económicos.

Los trabajadores de la salud pública, orgullo de la Revolución, genuinos exponentes del internacionalismo, se concentran en el mejoramiento de los servicios en la atención primaria, en la elevación de la eficiencia del método clínico, la profesionalidad del médico de la familia y el intercambio con el paciente, lo cual debe seguir mejorando. La reparación y remodelación de hospitales, policlínicos, hogares de ancianos y la reapertura de más de 100 consultorios del médico de la familia, proporcionan mejores condiciones para la atención a la salud de la población.

La educación, una de las conquistas más preciadas de nuestro pueblo, debe insistir en la formación adecuada de los maestros, en la calidad del proceso educativo, en la preparación vocacional y la orientación profesional, y en la vinculación de la escuela con la familia, para seguir forjándole hijos dignos a la Patria siempre agradecida.

Desde la tierra en que se integró el Ejército Invasor de la Guerra Necesaria, dirigido por Gómez y Maceo, continuaremos exigiendo el retorno de nuestros Cinco Héroes prisioneros del imperio, injustamente encarcelados por luchar contra el terrorismo para salvar vidas inocentes.

Felicitamos a las provincias de Villa Clara y Cienfuegos, destacadas en la emulación para obtener la sede del acto por la efeméride moncadista y en especial a nuestro querido pueblo avileño.

Compatriotas, estos son nuevos retos, son complejos, pero no imposibles de vencer, porque no hay tarea que nuestro pueblo, noble y heroico, no pueda cumplir bajo la conducción de sus líderes y nuestro Partido, la historia ha sido muy elocuente, en Ciego de Ávila no habrá descanso, trabajaremos sin perder un día, “porque el día que no haya combate será un día perdido o mal empleado”.

¡Vivan los héroes del 26 de Julio!

¡Viva el Partido Comunista de Cuba!

¡Viva Fidel!

¡Viva Raúl!

¡Patria o Muerte!

¡Venceremos!

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.