La América nueva en su movimiento estudiantil

Diálogo con jóvenes cubanos que participaron en el XVI Congreso Latinoamericano y Caribeño de Estudiantes, que sesionó en Montevideo, Uruguay

 

Autor:

Yuniel Labacena Romero

«EL XVI Congreso Latinoamericano y Caribeño de Estudiantes (CLAE) fue muy importante en el camino de consolidación de la unidad estudiantil en la región».

La afirmación la hace el joven Reinier Limonta Montero, uno de los diez cubanos que representaron a nuestro país y su movimiento estudiantil en el cónclave que se celebró la semana última en Montevideo, Uruguay.

Llegó a La Habana en la tarde de este martes, y regresó acompañado de vivencias, anécdotas, emociones, cansancio, y también con la voz rajada por las bajas temperaturas de siempre en aquel país del Cono Sur. Pero, según expresó, fue gratificante comprobar la admiración y el respeto que sienten jóvenes de su edad por Cuba, así como enriquecedor conocer de la situación actual, los desvelos y anhelos de estudiantes como él, de otras latitudes.

La participación cubana —cuenta— fue muy reconocida por todas las delegaciones. Los mensajes de solidaridad hacia el pueblo cubano eran constantes, y se hacían patentes de las más diversas maneras.

Reinier, quien este septiembre iniciará su quinto año de Derecho en la Universidad de Oriente, es también miembro del Secretariado Nacional de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU). Aunque esta no es su primera vez en foros internacionales, le sorprendió la vehemencia con que los delegados extranjeros resaltaron la resistencia del pueblo cubano en estos años, a pesar del asedio del imperialismo, así como los logros de su sistema educacional.

«Como revolucionario y estudiante cubano esto regocija, porque sabemos que el socialismo es la única alternativa para seguir adelante».

El CLAE por dentro

Aunar voluntades en defensa de los reclamos tradicionales de los estudiantes universitarios y secundaristas para demostrar que un mundo mejor es posible fue la premisa de los jóvenes que asistieron a esta edición del CLAE.

De los debates con los jóvenes chilenos, Yordenis Haití Bueno, estudiante de sexto año de Medicina, de Santiago de Cuba, aseveró que fueron muy emotivos y esclarecedores. «Ellos agradecieron la solidaridad de nuestras organizaciones. En todos los espacios exigimos la necesaria educación pública, gratuita y de calidad por la que hoy salen a las calles; además, transmitimos un profundo mensaje de respaldo a su movimiento estudiantil».

Una de las delegadas por la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM) fue Mirthia Julia Brossard Oris. Para ella la participación en la cita resultó trascendental, ya que demostró que los estudiantes latinoamericanos y caribeños están dispuestos a mantener la lucha para que todos disfruten del derecho a la educación.

«El hecho de ver a jóvenes conscientes de que era el momento de salir a las calles para apoyar al estudiantado chileno en el reclamo de una educación pública, gratuita y de calidad, fue algo que me impresionó mucho», dijo en alusión a la marcha inaugural de la cita de Montevideo.

Asegura que se sintió muy emocionada cuando escuchó frases como «Yo no soy yanqui, yo no quiero ser. Yo voy con Chávez, con Evo y con Fidel».

La connotación que tuvieron allí los logros de la Revolución Cubana, mostrados durante la feria Por la unidad estudiantil, otra de las actividades del Congreso, fue impresionante. Cientos de jóvenes visitaron el stand cubano, recordó.

«Momento inolvidable fue cuando los estudiantes apoyaron de manera unánime la ratificación de la FEU de Cuba al frente de la OCLAE. Con una gran ovación recibimos la noticia».

A Fidel Díaz Cabrera, presidente provincial de la FEU en Ciego de Ávila, le resultó valioso «conocer a muchos estudiantes con características distintas a las nuestras y que se interesan por el desarrollo de nuestro país. Nos preguntaban cómo alcanzar la autonomía universitaria y el respeto a sus derechos estudiantiles».

Los delegados de Cuba asistieron a una decena de talleres y conferencias donde se reflexionó sobre el libre acceso a la educación, la crisis del capitalismo y la no criminalización de los estudiantes.

Reconocidas personalidades de la región como Rodrigo Arocena, rector de la Universidad de Uruguay; la líder estudiantil chilena Camila Vallejo; el doctor Juan Carrizo, rector de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), entre otros, nos pusieron al tanto de lo que sucede hoy en la actualidad de América Latina, abundó Fidel Díaz.

Los días de Uruguay

«De los días de Uruguay se puede hablar mucho y se va hablar en todo tiempo futuro», expresó Reinier Rodríguez Pavón, estudiante de tercer año de Cultura Física en Camagüey.

Las jornadas fueron intensas e inolvidables, ya que la juventud latinoamericana y caribeña se identifica mucho con los cubanos, agregó.

En las marchas —recordó— vimos el fervor juvenil de la región y la identificación de los estudiantes con la causa cubana. Juntos reclamamos la libertad para nuestros Cinco Héroes y el fin del bloqueo norteamericano a nuestro país. También abogamos por la salud del presidente venezolano Hugo Chávez. Siempre tuvimos presente a Fidel, máximo inspirador de la OCLAE.

Nuevos compromisos

Para Juan Carrizo Estévez, rector de la ELAM, haber participado con los jóvenes cubanos en esta cita constituyó una experiencia extraordinaria. «Fue un trabajo unido y organizado a favor de todo el continente», reconoce.

Analizamos —comenta— temas de máxima actualidad y de interés para los jóvenes en cuanto a la calidad de la educación, la gratuidad, principios vigentes desde la Reforma de Córdoba en 1918, y por los que hoy salen a las calles decenas de miles de estudiantes universitarios y de secundaria.

Carrizo valoró que la participación de los estudiantes demostró un gran compromiso de lucha. Los nuestros también fueron muy certeros en sus planeamientos, muy reconocidos, entre los diferentes países; los ven como un paradigma y para todo contaban con ellos, apuntó.

Yoel Pérez García, quien a nombre del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas acompañó a los estudiantes, dijo que la OCLAE ha desempeñado un papel significativo en el aliento de acciones a favor de la democratización de la educación y en el desarrollo de la solidaridad entre los estudiantes del continente por la defensa de sus legítimos derechos.

El vicepresidente nacional de la FEEM, Frank Herrera Camejo, otro de los cubanos que participaron en el Congreso, no quiso pasar por alto el carácter amplio y plural del intercambio, como es nuestra región, aunque nos unen fuertes sentimientos libertarios y de unidad.

Es un convencido de que los días de agosto de 2011 en Montevideo van a marcar un antes y un después para los jóvenes latinoamericanos y caribeños.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.