Un jefe verdadero

Quienes compartieron la lucha y responsabilidades con el General de Cuerpo de Ejército Julio Casas Regueiro sienten que la Revolución ha perdido un gran combatiente, ejemplo de rectitud y disciplina

Autor:

Marianela Martín González

Al sentido tributo de la población capitalina, en nombre de todo el pueblo cubano, al General de Cuerpo de Ejército Julio Casas Regueiro, uno de los fundadores del Segundo Frente Oriental Frank País y ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, asistieron en respetuoso silencio hombres y mujeres de diferentes edades y profesiones.

Uno de los primeros en rendir homenaje al destacado revolucionario fue el general de división de la reserva Jesús Bermúdez Cutiño, para quien el deceso de Casas Regueiro significa una gran pérdida para las FAR.

«Fue un jefe verdadero. Si me tocara criticarlo solo le señalaría que a veces se le iba la mano con la austeridad. Era muy exigente con todo, pero principalmente con el ahorro. Por eso la confianza y el respeto que siempre le tuvimos», apuntó Bermúdez Cutiño.

El comandante del Ejército Rebelde Belarmino Castilla Más tuvo la oportunidad de compartir con Casas Regueiro la lucha en el Segundo Frente Oriental bajo las órdenes de Raúl, por eso también hoy marchó entre los primeros para honrar a quien no abandonó sus responsabilidades hasta que la muerte lo sorprendió.

«Fue un gran combatiente de la Revolución. Supimos de su rectitud y disciplina. Su manera de ser contribuyó a la formación de quienes trabajamos bajo su conducción».

Para Fernando Vecino Alegret, general de brigada de la reserva, ha sido muy dolorosa la muerte de Casas Regueiro. Juntos asumieron tareas tras el triunfo de la Revolución en 1959, lo que forjó nexos basados en el respeto y la admiración.

«Compartimos responsabilidades. Era muy certero con todo lo que exigía. Era valiente y muy trabajador. Sin dudas que ha caído en los brazos de la patria agradecida».

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.