Escuela Militar Camilo Cienfuegos de Villa Clara: digna sede del aniversario 45

La alegría que afloraba en esta escuela villaclareña donde se celebrarán los 45 años de esas instituciones, se extiende a los 20 centros de este tipo del país, en los que más de 80 000 jóvenes se han preparado como oficiales

Autor:

Nelson García Santos

SANTA CLARA, Villa Clara.— La satisfacción se paseaba la víspera en los rostros numerosísimos de los que estaban este día, como de costumbre, enfrascados en cumplir con sus deberes. Pero este sábado resultaba muy especial para los protagonistas de la vida en la Escuela Militar Camilo Cienfuegos de esta ciudad.

¿El motivo? Se preparaban para celebrar el aniversario 45 de la fundación de esas instituciones, creadas el 23 de septiembre de 1966, por iniciativa del hoy General de Ejército Raúl Castro.

Entonces se entiende la alegría que afloraba en cada espacio de la escuela, que bien refleja en sus resultados la historia eficaz de los 20 centros de este tipo del país, donde más de 80 000 jóvenes se han preparado como oficiales.

El teniente coronel Víctor Machín Cabrera, director de la escuela, se la conoce al dedillo, porque él se graduó en este centro, adonde llegó por su vocación militar.

Ahora está alegre cuando habla de los satisfactorios resultados que se deben, aclara, al protagonismo de muchos y durante muchos años. A modo de ejemplo enumera: la promoción del 94,36 por ciento en el pasado curso, la mayor de la historia del centro; el ciento por ciento de los graduados matricularon carreras militares y todos los alumnos aprobaron las pruebas de ingreso.

La escuela también puede enorgullecerse de su destacado papel a nivel nacional en los concursos de conocimientos y de un eficiente cumplimiento de las tareas de la preparación combativa y política.

Machín Cabrera reconoce la calidad del claustro de profesores, que tiene como tradición asumir con rigor la tarea que les corresponde, esa de preparar a los futuros oficiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

De que lo hacen bien lo confirma el acto de este sábado, el cual forma parte ya de la historia de la escuela, tejida aquí y también más allá por sus miles de graduados, que han sabido dar la talla lo mismo en el fragor del combate, exponiendo el pecho, que desde el pupitre o en cualquier lugar donde haya hecho falta.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.