Premio La Utilidad de la Virtud para investigador yucateco - Cuba

Premio La Utilidad de la Virtud para investigador yucateco

El galardón, otorgado por la Sociedad Cultural José Martí, reconoce en Carlos Bojórquez a un «gran amigo» de Cuba, promotor de la obra del Maestro

Autor:

Marina Menéndez Quintero

«He recibido más de Cuba y de la Revolución de lo que yo le he podido dar», dijo el doctor Carlos Bojórquez al entregársele este viernes, en la misma Isla donde se formó como universitario, el premio La Utilidad de la Virtud, que confiere la Sociedad Cultural José Martí a las personalidades e instituciones destacadas en la difusión de los valores de la nación cubana.

Rector —algún tiempo después de sus tiempos como estudiante aquí—, de la Universidad de Oriente en su Yucatán natal, Bojórquez desarrolló, en el tiempo que media, una obra que ha enriquecido los especiales lazos existentes entre la península del Sureste mexicano y nuestro país, al develar mediante sus estudios, detalles no conocidos de la extensa historia de solidaridad y apoyo a las causas justas del pueblo cubano que se ha escrito desde aquel territorio de México.

Así lo destacó Gustavo Robreño, vicepresidente de la institución, quien evocó la extensa obra investigativa de Bojórquez para ahondar en lazos que bien podrían haberse atado desde aquella visita del Apóstol a Yucatán, donde fue recibido, en la playa de Progreso, por otro cubano patriota que se establecería allá, Rodolfo Menéndez de la Peña. Villareño, el compatriota no dudaría luego en vender su casa para enviar esos fondos al Maestro y colaborar con la causa de la independencia.

Descendiente el mismo Bojórquez de cubanos por línea materna —su abuelo, Eduardo Urzaiz Rodríguez, era de Guanabacoa— el prestigioso pedagogo e investigador indaga en un terreno que, de hecho, no le es ajeno.

Además de su permanente hurgar en la vida de Martí —principalmente, la estancia yucateca del Apóstol— se cuenta entre los más significativos aportes de Bojórquez su labor historiográfica sobre las emigraciones cubanas a esa península de México.

Tanto como ello se aquilata su propia obra, que da continuidad a esos nexos. Así puede apreciarse en su denuedo por la salida de la revista Chacmool —en alusión a la trascendente deidad maya que tanto impresionara a Martí— y que constituyen cuadernos de trabajo cubano-mexicanos donde se recoge el intercambio entre historiadores y estudiosos de ambas latitudes. Además, organizó una de las primeras cátedras José Martí en Yucatán y, al decir de Robreño, ha sido «un amigo firme y consecuente de la Revolución Cubana, cuyo proyecto de soberanía y justicia social ha defendido con honestidad y valentía en todas las ocasiones y todas las tribunas».

En su Resolución número 77 de 2011, la Sociedad Cultural José Martí destaca su contribución al conocimiento de aspectos poco acreditados de la obra martiana y su difusión, así como su aporte al conocimiento de la emigración cubana en México.

Luego de recibir la distinción de manos de Armando Hart, presidente de la Sociedad y director de la Oficina de Asuntos Martianos, Bojórquez destacó que desde su responsabilidad actual al frente de la yucateca Universidad de Oriente trata de seguir fomentando los vínculos con Cuba para recoger lo que, estimó, es lo mejor de nuestra Isla: sus hombres y sus mujeres.

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.