Ellos viven en las cumbres excelsas de la gloria

En Matanzas, la EIDE Luis Augusto Turcios Lima fue la sede del acto central de la conmemoración y tribuna de condena al imperialismo que ampara a un confeso terrorista como Luis Posada Carriles

Autor:

Hugo García

Matanzas.— Un sentido y conmovedor homenaje tributaron aquí las nuevas generaciones de deportistas y el pueblo matancero a las víctimas del abominable crimen de Barbados, en el aniversario 35 de ese triste suceso.

La EIDE Luis Augusto Turcios Lima fue la sede del acto central de la conmemoración y tribuna de condena al imperialismo que ampara a un confeso terrorista como Luis Posada Carriles.

«A nuestros hermanos sacrificados hace 35 años, una parte de ellos jóvenes promesas del deporte, llegue nuestro recuerdo y homenaje, porque ellos viven en las cumbres excelsas de la gloria como escribiera Martí», expresó Yunisesky Bernal, miembro del buró municipal de la UJC.

El joven dirigente sostuvo que el crimen de Barbados ratifica como uno de los más bárbaros y violentos, al punto que si el propio pueblo norteamericano conociera los detalles de esos hechos experimentaría la misma sensación de dolor, indignación e impotencia ante la muerte cuando los sucesos de las Torres Gemelas.

«Los que murieron aquel 6 de octubre de 1976 tenían tanto derecho a la vida como los miles de norteamericanos que son enviados a morir en las decenas de guerras de conquistas de los imperialistas contemporáneos», apuntó Bernal.

Por su parte Lázara Castellón, hermana de Eleobel Alberto Drake, esgrimista matancero víctima del crimen de Barbados, recordó a la prensa que la madre de dicho atleta, Cándida María Crespo, fue otra persona desde aquel horrendo atentado, convirtiéndose en una mujer siempre triste, sufrida: «Alberto era un joven intrépido, inquieto, alegre, que ganó la medalla de oro en sable individual y por equipos durante aquellos Juegos Centroamericanos de Caracas, imagínense cuanto hemos sufrido su pérdida».

La joven esgrimista Lineys Ruiz al tiempo que sancionaba el abominable crimen, sentenciaba que la causa de los cubanos es invencible.

«A 35 años del horrible crimen de Barbados, que llena de vergüenza a la condición humana, los culpables aún no han sido condenados, ni el pueblo cubano se ha resignado a aceptar la impunidad», manifestó la profesora Nitza Fernández.

En este homenaje se escuchó al trovador Ibrain Esteva, a los poetas repentistas Jorge Fundora y Orismay Hernández, a la solista Mayulei Álvarez, la declamadora Beatriz Sarduy y el proyecto Somos Cuba.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.