¡Nuestra causa no es solo la fuerza de un pueblo, es la fuerza de todos los pueblos!

Discurso pronunciado por la Mayor de las FAR, Doctora, Haymel Espinosa Gómez, familiar de una de las víctimas del crimen de Barbados, en el Acto Central por el Día de las Víctimas de Terrorismo de Estado

Autor:

Juventud Rebelde

Compañeros de la presidencia:

Distinguidos miembros del Cuerpo Diplomático:

Familiares y víctimas de actos terroristas.

Familiares de nuestros Cinco Luchadores antiterroristas, presos

injustamente en cárceles de Estados Unidos.

Invitados:

La larga historia  de agresiones y de acciones criminales que contra el pueblo de Cuba han tenido lugar durante más de 50 años, como resultado del auspicio, financiamiento y protección que el gobierno de los Estados Unidos ha dispensado y dispensa a los terroristas de Miami, es una de las  razones que nos reúne hoy aquí.

Nos convoca además, el sagrado deber de rendirle tributo a los 3 478 cubanos que han muerto por acciones terroristas y a las 2 099 personas que han quedado discapacitadas como consecuencia de estos viles y crueles actos.

El Presidente de los  Consejos de Estado y de Ministros, Raúl Castro Ruz, dio a conocer, hace hoy un año, el Decreto-Ley número 279, que instituyó el 6 de octubre como el “Día de las víctimas del terrorismo de Estado”.

El compañero Raúl, en el discurso que pronunciara en esa ocasión, instó al presidente Obama a que fuera consecuente con su compromiso en la lucha antiterrorista, que actuara con firmeza, sin dobles raseros contra quienes en su territorio han perpetrado y persisten en realizar actos contra Cuba. Hoy seguimos esperando una respuesta.

Han transcurrido 35 años del crimen en Barbados y la impunidad  acompaña este acto de terror, las lágrimas de los hijos, los suspiros de los padres y el reclamo de este pueblo, han chocado contra un muro de indiferencia  por parte de los presidentes estadunidenses.

En 1976, como se conoce, estaba al frente de la Agencia Central de Inteligencia George Bush (padre), él conoció por intermedio de sus informantes que se preparaba un sabotaje contra una nave aérea civil cubana, a nadie alertó, no desestimuló a los oficiales que se proponían cometer tamaña felonía. Hoy sabemos que él llegó a conocer también, el contenido de esa infame llamada que le hiciera Hernán Ricardo a Posada Carriles, cuando al comunicar el éxito de la operación expresó que: “El autobús cargado de perros cayó”.

En 1998, las autoridades cubanas recibieron información oportuna de nuestros Cinco Héroes, sobre planes  terroristas que se fraguaban contra naves aéreas. Nuestras autoridades no dudaron ni un segundo en alertar al gobierno norteamericano; sabemos cuál fue la respuesta dada: apenas transcurrieron dos meses y unos días y los luchadores antiterroristas fueron apresados.

El mundo entero está en deuda con nuestros Cinco Héroes y en especial, los familiares de las víctimas del vil sabotaje contra el avión de Cubana en Barbados. Ellos con su valiente y humanitaria labor, impidieron que nuevas familias padecieran el calvario de nuestras vidas.

En el día de mañana, seremos testigos de una nueva y gran injusticia en contra de los Cinco Héroes cubanos. René González, quien cumplió 13 años de un injusto y cruel encierro, deberá permanecer en territorio de Estados Unidos, se le impide el inmediato regreso a la Patria, se le niega compartir con su familia en el seno del hogar,  del cual partió hace ya más de 20 años.

Se cumplen hoy 35 años de que asesinos pagados por  la CIA, decidieron sabotear, en pleno vuelo, un avión comercial cubano en las costas de Barbados, en él viajaban 57 cubanos, 11 guyaneses y 5 coreanos. Es conocido que  todos los integrantes del triunfante equipo nacional  juvenil de esgrima perecieron en ese vil acto. Éramos niños cuando en la Plaza de la Revolución el 15 de octubre oímos las palabras de nuestro Comandante en Jefe: ¨Nuestros atletas sacrificados en la flor de su vida y de sus facultades serán campeones eternos en nuestros corazones; sus medallas de oro no yacerán en el fondo del océano, se levantan ya como soles sin manchas y como símbolos en el firmamento de Cuba; no alcanzarán el honor de la olimpiada, pero han ascendido para siempre al hermoso Olimpo de los mártires de la patria.¨

En esta sala se encuentran presentes los deportistas que nos representarán en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, ustedes representan también  esos soles sin manchas, alcancen  pues el honor de la gloria deportiva y represéntennos  dignamente, traigan en sus pechos la más preciada de las medallas, la medalla de la dignidad y la fidelidad a la Patria.

Permítanme para culminar repetir al cabo de 35 años, fragmentos que no han perdido ni un ápice de vigencia del memorable discurso que pronunciara el Comandante en Jefe en el sepelio de los cadáveres, rescatados de las profundidades del Mar Caribe.

“¡Nuestra causa no es solo la fuerza de un pueblo, es la fuerza de todos los pueblos que ya se redimieron de la esclavitud y la de todos los que en el mundo luchan para erradicar del seno de la sociedad humana la explotación, la injusticia y el crimen! Durante miles de años nuestro pueblo recordará, condenará y aborrecerá este horrible asesinato”, y como dijera  nuestro Comandante:

“¡Nuestros tripulantes, nuestros heroicos trabajadores del aire y todos nuestros abnegados compatriotas sacrificados cobardemente ese día, vivirán eternamente en el recuerdo, en el cariño y la admiración del pueblo!

¡Una patria cada vez más revolucionaria, más digna, más socialista y más  internacionalista será el grandioso monumento que nuestro pueblo erija a su memoria y a la de todos los que han caído o hayan de caer por la Revolución!”

¡Gloria a los Mártires de Barbados!

¡Gloria a los Mártires por el terrorismo de Estado!

¡Libertad a nuestros Cinco Héroes!

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.