Renacer de un ícono

El mármol pinero aspira a convertirse en uno de los pilares del desarrollo económico del territorio, tras la instalación de nuevos equipos para la industria y los yacimientos

Autor:

Roberto Díaz Martorell

NUEVA GERONA, Isla de la Juventud.— Con la entrada en funcionamiento de un nuevo y moderno cargador para la cantera y un cortador múltiple en la industria, el mármol pinero, otrora ícono de la Isla de la Juventud, aspira a retomar el lugar que tuvo en el desarrollo económico de este territorio.

Jesús Pérez Bermúdez, director del combinado de mármol Nelson Machado Marrero, afirmó que «los nuevos equipos mejoran las condiciones de trabajo, hacen más eficiente el proceso productivo y permiten estabilizar la producción tanto para el mercado nacional como internacional».

Comentó que el avance es notable, ya que al cierre de agosto de 2011 produjeron en la industria 20 612 metros cuadrados más que en igual período anterior, y en la cantera se extrajeron 645 metros cúbicos más que en igual etapa (entre enero y agosto de 2010, produjeron 10 716 metros cuadrados; y se extrajeron de la cantera 307,8 metros cúbicos).

Explicó que tras los embates del huracán Gustav (2008), la cantera paralizó el trabajo por afectaciones del cargador, y en la segunda quincena de febrero del corriente, con la remotorización del equipo, se empezó la extracción.

Entre las mejoras de las condiciones de trabajo para los marmoleros pineros, Bermúdez mencionó la activación del pozo de agua con sistema de bombeo —aclara que antes se subía el agua en pipas—, y ahora se abarata el costo de producción.

«Contamos también con un camión KP-3, medios individuales de protección, compresor alemán moderno y perforadora; sin embargo, no podemos emplearnos a mayor ritmo porque las máquinas de diamante son viejas, y puede colapsar la producción por sobreexplotación».

La primera visión que tienen los visitantes a este territorio son las lomas de la Isla de la Juventud, formadas hace más de 140 millones de años y constituidas de mármoles con idénticas propiedades. Los primeros intentos de explotar el mármol con fines comerciales datan de 1845, cuando se instalaron las primeras máquinas de vapor de las que se tienen noticias en Cuba para beneficiar mármoles; de aquellos talleres solo quedan ruinas y la tradición.

Mayor eficiencia industrial

La industria también sufrió el descalabro provocado por los ciclones: sus máquinas no soportaron el rigor de los vientos y colapsaron. Casi tres años después, con la renovación de varios de sus equipos, vuelve a tener el mismo ajetreo de antaño.

Pérez Bermúdez informó que se rehabilitó el área de cortado de bloques, donde las tiras de mármol se convierten en losas; se adquirió el sistema de tensado y cuchilla de corte para planchas, mesas, tabicas y otros surtidos que le aportan valor agregado al producto para la exportación.

«Con la cortadora nueva se incrementa la eficiencia y mejora la calidad de las producciones de la industria, con capacidad para procesar 80 000 metros cuadrados —logrado en 1989—; ahora, a pesar de la obsolescencia de la mayoría de los equipos, con la tecnología instalada la capacidad es de 55 000 metros cuadrados y debemos producir este año 38 200», acotó.

Manifestó que los principales mercados nacionales son el Ministerio del Comercio Interior y el Ministerio de la Construcción. «Con el primero mantenemos abastecidos tres puntos de venta con surtidos variados, en Nueva Gerona, La Fe y La Demajagua entre los que figuran mesas redondas y cuadradas de comedor, bancos, adoquines, mesetas para la cocina, losas y rodapiés.

«También producimos para las obras de la Salud y el Turismo y mantenemos relaciones comerciales con China, Venezuela, México y otros países del área mediante la producción de planchas de mármol», explicó.

La mano del hombre

Jacinto Castillo, al frente de la producción de piezas especiales, siente orgullo por lo que hace. Motivado por su hermano mayor entró a trabajar el mármol en 1987 y su ejemplo es evangelio para las nuevas generaciones de marmoleros.

«Trabajar en la nave de piezas especiales no es fácil; estuvimos un tiempo parados por el telar (cuchillas para cortar las planchas de mármol) y es aquí donde se le da mayor valor al mármol, porque hacemos bancos, mesas redondas, tabicas para el baño, mesitas, osarios, tarjas, y preparamos las planchas para la exportación a petición del cliente, pulida o natural.

«El mármol de la Isla de la Juventud es de color gris (Perla o Siboney) y a muchos no les gusta porque lo ven en los hospitales, la policía, cementerios… Pero el problema no es de la piedra, sino de la colocación. El albañil suele poner las losas como albañil y no mira la obra como un artista; este mármol es exigente a la hora de colocarlo; debido a las vetas que tiene necesita una colocación cuidadosa para que armonice.

«Me gusta trabajar con los jóvenes y enseñarles el arte de trabajar con el mármol, porque nadie es imprescindible y todos deben aprender de todo “por si las moscas”; somos una brigada de verdad, unida y preparada para hacer cualquier tarea. Enseño en la práctica y no en la teoría, por eso a los muchachos les gusta trabajar conmigo, y tengo un niño de 12 años que ya se interesa por este trabajo».

Adalberto Feraz, joven de 36 años, quien entró como custodio al centro, hoy es uno de los adiestrados de Jacinto. «Empecé hace un año como pulidor y luego pasé a trabajar aquí, donde las cosas que parecen difíciles se hacen fáciles cuando trabajas con este colectivo, sobre todo con Jacinto, que más que jefe es amigo y maestro. Este trabajo requiere un poco de fuerza, pero cuando aprendes todo sale bien», comentó.

Pérez Bermúdez informó que la línea principal es la fabricación de losas de 80x40; 40x40; 60x30 y de 30x30, así como la producción de adoquines; la otra línea es de piezas especiales como planchas de grandes dimensiones o de acuerdo con los pedidos del cliente. «Tenemos una variada producción de acuerdo con el gusto del consumidor».

Reservas para rato

El geólogo José Tomás Córdova explicó en el documental Mármol Pinero, realizado por el telecentro local Isla Visión, que esta es un tipo de roca metamórfica de origen sedimentario formada a través de un proceso geológico, en el que predominaron las altas presiones y elevadas temperaturas durante un largo tiempo.

«Es una roca resistente a las agresiones de la intemperie y que mediante un proceso artificial puede adquirir una superficie tan pulida como la de un espejo; luego de este proceso revela con mayor nitidez sus colores, entre los que predominan tonalidades grises debido a la presencia de grafito, y esas impurezas —explicó— son las mismas que dieron exclusividad a la Playa Bibijagua con sus arenas negras».

Córdova aseguró que las reservas de mármol son abundantes en la Isla de la Juventud. «Uno solo de los yacimientos basta para su explotación durante varios siglos. El mármol gris Siboney está por los 348 000 metros cúbicos y el Perla, en 210 000 metros cúbicos», acotó.

El mármol trascendió las fronteras de la Isla de la Juventud para su uso en construcciones y obras de arte. En los años 80 tuvo lugar el mayor cambio en la historia de la explotación del mármol en este territorio con la apertura del combinado Nelson Marrero.

Entre las obras en las que se ha utilizado mármol pinero figuran la entrada del túnel de La Habana (enchapado con losas de mármol gris), el Monumento a Martí en la Plaza de la Revolución, y construcciones varias en Varadero.

Hoy se utiliza en pisos de las nuevas casas construidas para los damnificados por eventos hidrometeorológicos y se expende a precios módicos para la rehabilitación de los hogares pineros.

Pérez Bermúdez, director del combinado, expresó que en la Isla de la Juventud hay mármol para rato y experiencia para su producción. El renacer de esta industria contribuirá considerablemente al desarrollo económico de este territorio, y como años atrás, identificará a los pineros por la calidad y utilidad de ese recurso natural.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.