Historias gráficas de un Maestro

Las instantáneas del fotoperiodista Ernesto Fernández Nogueras no son el mero documento histórico, el simple testimonio de una época, sino que traducen un ingenio particular de la plástica, con una marcada estética y destreza técnica como pocos artistas del lente

Autor:

Kaloian Santos Cabrera

«Si tus fotos no son lo suficientemente buenas es porque no estás lo suficientemente cerca», decía el húngaro Robert Capa, uno de los más connotados fotógrafos de la historia y referente, de algún modo, de la figura del corresponsal de guerra.

Por su parte, el conocido como «ojo del siglo XX», el francés Henri Cartier-Bresson, uno de los padres del fotoperiodismo y asociado de Capa en la histórica agencia Magnum Photos, hizo suya una cita del cardenal de Retz, que convirtió en una especie de máxima de la fotografía: «Nada hay en el mundo que no tenga un momento decisivo».

Con estilo propio, a lo largo de más de cinco décadas, el fotoperiodista Ernesto Fernández Nogueras (La Habana, 1939), Premio Nacional de Artes Plásticas 2011, ha tenido la virtud de reconocer cuál es su momento preciso y, más que cerca, ha estado involucrado con hechos y motivos trascendentales.

Tuvo la suerte, cámara en mano, de estar en momentos y lugares oportunos. Fue protagonista de los primeros años del triunfo de la Revolución; vivió los momentos significativos tras la caída de Marcos Pérez Jiménez en Venezuela; como corresponsal de guerra estuvo en Angola (1981-1983) y Nicaragua (1983); en la batalla de Playa Girón (1961) fue el primer fotógrafo en llegar al escenario de los combates, además de estar presente en la crisis de Octubre (1962), la lucha contra bandidos (1963), y la lucha contra embarcaciones  piratas (1965).

Sin embargo, sus fotos no son el mero documento histórico, el simple testimonio de una época, sino que traducen un ingenio particular de la plástica, con una marcada estética y destreza técnica como pocos artistas del lente.

Quien ha podido apreciar sus más conocidas fotografías —un ínfimo por ciento de su vasto quehacer—, o incluso ha visto algunos negativos inéditos, queda cautivado por la indiscutible calidad y coherencia de una obra que estremece hasta al más impasible de los mortales.

Con el Premio Nacional de Artes Plásticas 2011 concedido a Ernesto Fernández Nogueras por el conjunto de su obra, comienza a saldarse una vieja deuda con la fotografía, tildada muchas veces como «la Cenicienta de las artes plásticas».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.