El trabajo familiar como protagonista en las fincas agroecológicas

En la Isla existen más de 150 000 familias campesinas integradas al proceso, lo cual se traduce en andar por la senda del mejoramiento productivo a partir del uso de sus recursos locales y de potenciar la fuerza de trabajo en el propio hogar

Autores:

Nelson García Santos
Yoelvis Lázaro Moreno Fernández
Litzie Álvarez Santana

CIENFUEGOS.— «En la búsqueda de alternativas para encontrar un camino diferente con vistas a producir alimentos sanos y en abundancia, apoyándose en un manejo sostenible y en el cuidado del medio ambiente, debemos prestar especial atención a lo que puede aportar el trabajo familiar».

Lo anterior los sostuvo el nicaragüense Marcial López durante su visita a este territorio sureño, como parte del III Encuentro Internacional de Agroecología y Agricultura Sostenible, que del 21 al 26 de noviembre sesiona en varias provincias cubanas.

«Al conocer que en la Isla existen más de 150 000 familias campesinas integradas al proceso, lo cual se traduce en andar por la senda del mejoramiento productivo a partir del uso de sus recursos locales y de potenciar la fuerza de trabajo en el propio hogar, puede comprenderse la utilidad de articular una dinámica organizativa nacional como la desarrollada por el movimiento cooperativo cubano», añade este integrante de la Organización de Agricultores y Ganaderos de Nicaragua.

Estas acciones, que pudieran derivarse de los beneficios de una educación popular, funcionan como posibles soluciones a las inquietudes relacionadas con los intereses de una producción de alimentos más coherente con las necesidades del medio ambiente, refirieron varios de los delegados al encuentro.

El productor habanero Crecencio René Ramos la Rosa señaló cómo en Cienfuegos se ha aumentado y diversificado las producciones en las fincas agroecológicas, las cuales también logran ser sostenibles.

Además, destacó la importancia de la integración de la mujer en el proceso, hecho consumado en la provincia, donde también se aprecia el trabajo directo con los jóvenes y niños.

A estas estrategias se refirió el salvadoreño Marvin García, quien reseñó que en su país «los campesinos de subsistencia, gente que nada más pueden tener acceso a una manzana de tierra en promedio, incluso algunos tienen menos -aclara-, están obligados a asumir el reto de la vinculación familiar a la hora de plantearse tareas agroecológicas».

Parte de los resultados de los más de 14 000 campesinos vinculados a prácticas ecológicas en Villa Clara, una cifra significativa, fueron también apreciados por los participantes en el III Encuentro Internacional de Agroecología y Agricultura Sostenible.

La provincia, que se mantiene a la vanguardia en ese desempeño, fue la iniciadora de ese movimiento en el año 1997 del pasado siglo, que paulatinamente se extendió a todo el país.

En la actualidad en alrededor de 8 000 fincas con 47 426 hectáreas se introdujo la agroecología, y de estas en 500 ya son sostenibles la producción ganadera y agrícola, sin utilizar prácticamente fertilizantes, pesticidas o herbicidas.

Carlos González Lorenzo, coordinador agroecológico de la ANAP en Villa Clara, destacó también que se cuentan con 2 026 promotores de ese proceder agrícola y 329 facilitadores en cooperativas de producciones agropecuarias y de créditos y servicios.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.