Aboga Kinnamon por normalización de relaciones entre EE.UU. y Cuba

El secretario general del Consejo Nacional de Iglesias de Cristo de la nación norteamericana aseguró que se deben seguir buscando vías para lograr nexos normales y dialogar especialmente sobre aquellos aspectos que las enrarecen

Autor:

Nyliam Vázquez García

Poner rostro al tema Cuba en Estados Unidos es uno de los objetivos del Consejo Nacional de Iglesias de Cristo de ese país y para ello mantendrá una labor que ya dura varias décadas, destacó Michael Kinnamon, secretario general de esa organización, quien se encuentra de visita en Cuba, al frente de una amplia delegación religiosa.

En conferencia de prensa en la que el visitante hizo un recorrido por sus actividades en la Isla durante estos días, Kinnamon agradeció la hospitalidad del pueblo cubano, destacó que no había encontrado ninguna animosidad entre las personas hacia el pueblo estadounidense y que ese era el mensaje que llevarían de regreso.

La iglesia que representan —explicó— tiene gran influencia y unos 50 millones de miembros, y mantiene relaciones con otras organizaciones religiosas que agruparían en total a unos 60 o 70 millones de personas. Esa influencia la usarán para ponerle rostro al tema Cuba, y además, para seguir trabajando en el intento de encontrar el camino que conduzca a la normalización de los nexos entre la Isla y Estados Unidos.

«No hemos venido ni como políticos, ni como diplomáticos, somos religiosos que hemos venido a rezar por la normalización de las relaciones entre nuestros países», expresó Kinnamon, quien comentó que ese fue uno de los temas centrales de su diálogo con el Presidente cubano Raúl Castro, el pasado miércoles.

Destacó el líder religioso que todos los dirigentes con los que se ha reunido manifestaron el interés por avanzar en ese sentido. Específicamente recalcó que el Presidente cubano había expresado «fuerte y claro» que Cuba está interesada en la normalización de las relaciones, pero solo sobre bases de respeto mutuo y no sobre el dictado de ninguna de las partes.

A juicio de Kinnamon, se pueden dar algunos pasos en la cooperación entre Washington y La Habana, sobre todo en temas como control del tráfico de drogas, tráfico aéreo y eliminación de restricciones de viajes.

«EE.UU. necesita comerciar con Cuba y los dos pueblos necesitan acercarse más», indicó.

Michael Kinnamon también comentó sobre su reunión con familiares de los Cinco y reiteró que tal y como habían venido haciendo, continuarán presionando para la revisión del caso, así como para que el Gobierno estadounidense permita la visita de las esposas. Asimismo dijo que mantendrán su posición en contra del bloqueo estadounidense contra Cuba.

Sobre Alan Gross, el ciudadano estadounidense condenado en Cuba por actos contra la independencia o la integridad del Estado y sancionado a 15 años de privación de libertad, el religioso aclaró que aunque no había tratado con las autoridades cubanas el tema de su liberación, sí trasladó sus preocupaciones sobre el asunto. También subrayó la importancia del diálogo entre las partes sobre aquellos aspectos que enrarecen las relaciones.

El Secretario General del Consejo Nacional de Iglesias de Cristo de EE.UU. se autocalificó como una persona de fe, y expresó su deseo de avances para conseguir relaciones normales. Sin embargo, aclaró que no se deben esperar grandes cambios de Washington en medio del período electoral.

«Cuando en EE.UU. piensan en Cuba, piensan en una Cuba de hace 50 años atrás. Los estadounidenses deben conocer sobre la situación cambiante que vive el país», expresó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.