Aprovechar el secreto de cada hectárea

La agricultura urbana y suburbana descansa su futuro en la sustentabilidad local

 

Autor:

Marianela Martín González

Entre los organopónicos, huertos intensivos y las áreas de cultivos semiprotegidos se proyectan producir este año alrededor de 1 055 000 toneladas de alimentos, según dio a conocer, en conferencia de prensa, el doctor Nelso Companioni Concepción, director de la agricultura urbana y suburbana, del MINAGRI.

El referido plan debe cumplirse, de acuerdo con el directivo, si se respetan las normas técnicas dictaminadas para ese tipo de agricultura, basada en la aplicación de principios agroecológicos y considerando seriamente la sustentabilidad local.

Companioni explicó que en el país se dedican cerca de 10 000 hectáreas a la agricultura urbana, suburbana y a los cultivos semiprotegidos con el objetivo de tributar alimentos sin la necesidad de depender de importaciones sustanciales.

Estas entidades —apuntó— son capaces de producir sus propios abonos a partir del 15 por ciento de los residuales de las cosechas, y combinar estos con otros fertilizantes naturales, como el compost o el estiércol de los animales.

En el caso de la suburbana señaló que se han elaborado programas objetivos, los cuales tienen en cuenta el gramaje per cápita que debe consumirse, la cantidad de personas que viven en los municipios, las características de los suelos, especificidades del clima y potencial humano para trabajar las áreas, entre otros aspectos. Afirmó que el análisis profundo a cada una de estas y otras variables conducirá a elevar la producción de alimentos en un tiempo prudencial.

Entre los retos de esta rama agrícola destacó la producción de semillas. Cultivos como la cebolla y la col tienen un respaldo con tecnologías criollas para obtener sus simientes, las cuales requieren de una mayor generalización, mientras todavía hay que depender de las importaciones para sembrar remolacha.

Al analizar los resultados del año precedente, Companioni destacó que la agricultura urbana produjo 1 052 000 toneladas de alimentos, y la oferta se diversificó. Asimismo consideró favorable el fortalecimiento de la base forrajera para la crianza de animales.

Significó además que se dedicaron a la producción de vegetales de hoja un total de 241,6 hectáreas, cuyas producciones se destinaron principalmente al turismo.

Como una fortaleza calificó los trabajos relevantes del Fórum de Ciencia y Técnica presentados en provincias como Matanzas, Sancti Spíritus y Guantánamo. La aplicación de estos resultados, dijo, puede impulsar los distintos subprogramas, entre estos la producción de carne.

La incorporación de 288 210 hectáreas ociosas o subexplotadas a la agricultura suburbana, y la capacitación de más de 51 300 productores en sus propias fincas se contaron entre algunos de los logros enumerados por el directivo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.