Homenaje a eminente médico cubano en centenario de su deceso

El tributo a Joaquín Albarrán se efectuará el próximo día 17, en el Aula Magna del Colegio de San Gerónimo de la Habana. Es creador del método del cateterismo separado y uno de los primeros en explorar la capacidad funcional del riñón

 

Autor:

Juventud Rebelde

Un homenaje a Joaquín Albarrán,  sobresaliente figura de la medicina cubana, latinoamericana y mundial, se celebrará el próximo día 17, en el Aula Magna del Colegio de San Gerónimo de la Habana, en ocasión del Centenario de su deceso, reporta la AIN.

El tributo a Albarrán (1860-1912), lo auspician la Sociedad Cubana de Urología (SCU) y las Oficinas del Historiador de la Ciudad y de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana (UCMH), indica una nota de Cosme Moré, divulgador de este último centro.

Con una intervención del doctor Octavio de la Concepción, presidente de la SCU, empezará el acto, donde la vida y obra de esta notable personalidad de la ciencia universal, serán abordadas por un panel coordinado por el doctor Rolando García Blanco, Investigador Titular de la Academia de Ciencias de Cuba.

Este estará integrado por José Luis Nieto, académico y Profesor Emérito de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad San Jorge de Zaragoza (España); Emilio Cordiés, especialista en Urología del Hospital Pediátrico de Centro Habana, y Marlene Fernández, especialista en Fisiología e Historiadora de la UCMH.

Se prevé una intervención de Thierry Gaudin, doctor en Ciencias de la Información y la Comunicación de la Universidad de París, quien es nieto de Albarrán, y la actuación del pianista Nelson Camacho que interpretará piezas de Cuba, España y Francia, países indisolublemente unidos a la vida del científico.

Nacido en Sagua la Grande, Villa Clara, se graduó de médico a los 18 años de edad en Barcelona (España) y en 1883 se trasladó a París para realizar las prácticas de Medicina interna, por cuyos resultados la Academia de Ciencias de Francia le otorgó el Premio Godard.

Poco después fue nombrado jefe de clínica de enfermedades urológicas y profesor agregado de la Facultad de Medicina de París.

Su logro más destacado fue el perfeccionamiento de la cistoscopia mediante un cateterismo separado del aparato urinario, método de exploración creado por él que permite, mediante una sonda por él creada, llegar hasta el riñón a través del uréter y recoger orina de ambos lados. También introdujo la cirugía de la próstata en Francia y mejoró la técnica quirúrgica del riñón.

Fue uno de los primeros en explorar la capacidad funcional del riñón, en su extensa obra, se destacan los libros Medicina operatoria de las vías urinarias, Exploración de las funciones renales y  Enfermedades quirúrgicas del riñón y la uretra.

Era amante de su país natal, al que volvió en 1885 y 1890, y para despejar dudas sobre sus más profundas raíces declaró:  Si los azares de la vida me han hecho adoptar por patria a la gran nación francesa, nunca olvido que soy cubano y siempre tenderán mis esfuerzos a hacerme digno de la patria en que nací.

Consagrado como uno de los más importantes especialistas de Urología a escala mundial, el eminente cubano falleció a los 51 años en París, el 17 de enero de 1912, al infectarse accidentalmente con un instrumento quirúrgico tras operar a un paciente con tuberculosis renal.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.