Descubren más de 300 impactos de balas en el antiguo Palacio Presidencial

El hallazgo es una de las novedades descubiertas durante el proceso de reparación a que es sometida la emblemática institución

Autor:

Dalila Castro Fontanella

El descubrimiento de más de 300 impactos de balas en las paredes del Patio Central del actual Museo de la Revolución, antiguo Palacio Presidencial, ha estado entre las novedades descubiertas durante el proceso de reparación a que es sometida la emblemática institución.

El hallazgo enriquece los datos históricos del ataque al Palacio Presidencial por los combatientes del Directorio Revolucionario de la FEU, que bajo el liderazgo de José Antonio Echeverría pretendían ajusticiar el dictador Fulgencio Batista en su propia madriguera.

También evidencia la magnitud combativa del trascendental hecho, destacó Lianet Zayas, especialista de Relaciones Públicas de la instalación.

Cuando culmine la reparación, que se inició en el 2008, el museo contará con un teatro con capacidad para 130 personas, tres salas adicionales de exposición y más de 20 puntos de información con señalizaciones de cada etapa de la historia del país.

José Andrés Pérez Quintana, director de la institución, explicó que también contará con una muestra permanente con piezas de nueva adquisición, presentadas en soportes bidimensionales y tridimensionales, a lo que se sumarán soluciones de climatización para proteger las obras.

Se introducirán, además, adaptaciones estructurales para facilitar el acceso de los limitados físico-motores a todas las salas expositivas.

Regino León, jefe de la obra, explicó que el objetivo de la reparación, aun cuando existan cambios, es mantener la forma original del inmueble.

«Recientemente concluimos la restauración de la Garita del Ángel y la fachada del edificio principal. Ahora trabajamos en el vestíbulo, y en las salas de exposición del segundo y tercer piso, cuyo estado constructivo mostraba deterioro, pues el último proceso de intervención se realizó entre 1985 y 1987», precisó.

Las obras constructivas no se limitan solo al edificio principal, pues ya se restauró la técnica exhibida en el patio, como el automóvil que trasladó a los asaltantes aquel 13 de marzo de 1957 y el vehículo SAU-100, utilizado por Fidel para hundir el buque norteamericano Houston, en Playa Girón.

Pérez Quintana señaló que mientras continúe el proyecto, el Museo de la Revolución no dejará de estar abierto al público, por lo que los principales elementos de las salas intervenidas serán presentados en otras áreas para no interrumpir el servicio.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.