Donde aseguran el combate - Cuba

Donde aseguran el combate

En una Gran Unidad de Tanques del Ejército Central, jóvenes rebosantes de bríos se adiestraron para el inicio del año de preparación para la defensa, que comienza este 1ro. de febrero y concluirá el 22 de diciembre

Autor:

Nelson García Santos

SANTA CLARA, Villa Clara.— Los rostros reflejan esa quietud que revela la concentración, mientras sobre sus agendas abiertas se deslizan los lápices o lapiceros para anotar un detalle u otro. Además, esclarecen con el profesor alguna duda o le piden que, por favor, profundice más sobre lo referente a un pasaje sobre táctica, el tiro o el enmascaramiento.

La mañana desciende sobre esta Gran Unidad de Tanques, del Ejército Central, con un frío que hace más fácil el entrenamiento físico y las diferentes prácticas de ejercicios militares. En los pelotones, formados aquí y allá, predominan los jóvenes, muchachas y muchachos, rebosantes de bríos que se adiestraron para el inicio del año de preparación para la defensa que comienza este 1ro. de febrero y concluirá el 22 de diciembre.

Los que pulen sus conocimientos son jefes de medianas y pequeñas unidades que serán los encargados de impartir a la tropa las clases teóricas y dirigir las prácticas. En esta etapa, igualmente, se condiciona la base material de estudio, la técnica, el armamento y se aseguran las condiciones de vida y trabajo.

Por estos días esa preparación transcurre con rigor hasta que viene el receso para reponer energías. Entonces se sueltan las bromas, sobreviene la polémica sobre pelota o hasta en torno al novelón de turno. Y todo este jolgorio denota esa armonía y entendimiento más allá de las jerarquías.

El teniente coronel Jorge Alberto Díaz, jefe de Preparación Combativa de la Gran Unidad de Tanques, se mueve ágil a pesar de su peso corporal. Él es el responsable de que todo fluya, de que el personal quede bien instruido y vela con diligencia lo que ocurre en polígonos, aulas y parqueos de la técnica.

De un tirón se puede atrapar en palabras generales lo que van a hacer durante el año: adiestramiento general y especial de las diferentes armas y aseguramientos, lo que incluye clases metodológicas, de preparación táctica, de tiro, de infantería y física, así como ejercicios combinados para pulir la maestría combativa.

Dicho así puede parecer fácil, pero para que cristalice la tropa, incluida la dotación de los tanques, se entrena también durante horas y más horas en prácticas de equilibrio, superación de obstáculos y de carreras en zigzag.

Cuando le pregunto a Alberto Díaz si todos los soldados aprenden rápido, me fija la vista, mueve la cabeza en gesto de sorpresa, mientras retumba su voz: «Esto es como la vida misma. Unos asimilan la técnica más fácil que otros. Pero, cueste el tiempo que cueste, aquí todos se preparan bien para asumir su responsabilidad combativa», enfatiza.

Como un terremoto

Dice el sargento de segunda, Fernando López Salinas, jefe de una dotación de tanque, que para ser un buen tanquista hay que tener un corazón muy grande.

Cuando le pido que desmenuce la afirmación, indaga con una sonrisa: «¿Nunca lo has visto? Es una mole de hierro. Para dominarlo todo es difícil, se necesita mucho tiempo y adiestramiento».

Cuenta que el jefe del tanque tiene que poseer la preparación más integral. De él depende, en gran medida, el desplazamiento y el tiro, por la sencilla razón de que su ubicación dentro de la máquina le proporciona una visibilidad muy superior a la del conductor.

También ayuda a localizar el blanco, y colocarse en la mejor posición para el tiro. Obvio que entre los tres debe existir una gran sincronización para poder cumplir la misión, lo que logran con muchísimas horas de adiestramiento con el tanque en alto o en movimiento.

«Hay que conocerlo muy bien, pero se llega a dominar y uno termina encariñándose con él, a pesar de que cuando disparas, adentro sientes como un verdadero terremoto, hasta los tornillos se mueven».

—En el caso específico de ustedes, ¿ya domaron los tanques?

—Nuestra compañía, en el último tiro real, batió los blancos, a pesar de la complejidadde un ejercicio que requería de mucha pericia, concluye.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.