Frei Betto: La Revolución Cubana es una obra evangélica

Escritores, pensadores y científicos de 21 países que asisten a la XXI Feria Internacional del Libro de La Habana se encontraron, en diálogo de nueve horas, con un Fidel íntimo que prestó atención a cada interlocutor

Autor:

Juventud Rebelde

Fragmentos de las palabras de Frei Betto:

Hubo un tiempo —a Cuba vengo hace más de 30 años—, en que se hablaba de Emulación, después de Rectificación, ahora de Lineamientos. Si Stalin estuviese vigente, los cubanos serían llamados “rectificacionistas”. Pero mucha gente no se da cuenta que aquí no se hacen cambios en la línea de Lampedusa —cambiar para dejar que quede todo como está—, se hacen los cambios para mejorar esta obra social de la Revolución, que es una obra desde mi punto de vista, no solamente política o ideológica, sino evangélica.

¿Qué significa el evangelismo de Jesús? Significa dar comida a quien pasa hambre, salud a quien está enfermo, amparo a quien está desamparado, ocupación a quien está desocupado. Eso está en la letra del Evangelio. Por eso digo que esta es una obra trascendente.

Muchas veces nosotros, en los movimientos progresistas, no estamos haciendo lo que hace la Revolución Cubana, un examen de conciencia, nuestra autocrítica. ¿Por qué no hay movimientos progresistas en el mundo, con excepción de los de América Latina? Ante la crisis financiera en Europa, ¿qué propuesta tenemos?  Se habla de ocupación de Wall Street, que es un movimiento de indignación, pero mucha gente no se da cuenta de que Wall Street significa “La calle del muro”, y mientras este muro no venga abajo, nuestra indignación no va a resultar en nada. Va a ser buena para nosotros, no para el pueblo.

Dos cosas son fundamentales, y esas dos cosas se han practicado en la historia de la Revolución Cubana. Primero: tener un proyecto, no solamente la indignación. Tener una propuesta, metas. Y, segundo, raíces populares, contacto con el pueblo. Gramsci decía: “El pueblo tiene las vivencias, pero muchas veces no comprende su situación”. Nosotros, intelectuales, comprendemos la realidad pero no la vivenciamos.

Cuba es el único país de America Latina que tuvo una revolución exitosa, pues hubo hace poco otras revoluciones en Nicaragua, y otras, pero la más exitosa es esta. Pues no es una revolución como la que hubo en Europa, que era un socialismo peluca, que venía de arriba para abajo. Aquí no, aquí es pelo, de abajo para arriba —yo iba a seguir un poco la ecuación del pelo, porque Zuleica (Romay, presidenta del Instituto Cubano del Libro) tiene un pelo breve, Abel tiene un pelo largo y Fidel tiene equilibrio—. Y la virtud está en el medio.

Llamo la atención sobre esto: hay que hacer una autocrítica, preguntarnos cómo está nuestra inserción social para la movilización política y qué proyecto de sociedad estamos elaborando junto con este pueblo, junto con los indignados, campesinos, desocupados.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.