Controlan derrame de amoniaco en el sur de la ciudad de Guantánamo

El accidente ocurrió cuando el conductor de un carro cisterna de la Unión de Camiones de Cuba en Guantánamo no midió correctamente la altura de la pipa, cargada con 2,5 toneladas del gas, y averió el tubo de la descarga al chocar contra una viga del techo

Autor:

Haydee León Moya

Alrededor de la una de la tarde de este jueves ocurrió un escape de amoniaco en la empresa cárnica de Guantánamo, ubicada en las inmediaciones de la calle Pedro A. Pérez y 8 Sur, el cual fue controlado de inmediato gracias al accionar combinado de agentes del Cuerpo de Bomberos, la Policía Nacional Revolucionaria y los trabajadores del centro.

El accidente ocurrió cuando el conductor de un carro cisterna de la Unión de Camiones de Cuba en Guantánamo, luego de cumplir todas las regulaciones establecidas para el traslado del gas refrigerante desde Nuevitas, en la provincia de Camagüey, al entrar al depósito de la mencionada empresa no midió correctamente la altura de la pipa, cargada con 2,5 toneladas del gas, y averió el tubo de la descarga al chocar contra una viga del techo.

Durante unos 15 minutos se mantuvo el escape a la atmósfera.

Cuando estos reporteros acudieron al sitio del suceso, a eso de las tres de la tarde de ayer, ya se encontraba prácticamente controlado el escape, que fue contrarrestado con agua (el amoniaco se disuelve en esta sustancia) a presión sobre el orificio del tubo de la pipa, hasta alrededor de las cinco de la tarde en que quedó liberado todo el gas.

Blas Miró Armas, director general del Cárnico, precisó que en el momento del incidente se encontraban en el centro 350 trabajadores, y que solo uno sufrió una luxación en el brazo izquierdo al saltar el muro que bordea la instalación, de dos metros y medio de altura.

Allí se mantuvieron todo el tiempo las principales autoridades del Partido y el Gobierno de la provincia, quienes supervisaron el cumplimiento de las medidas de prevención adoptadas, entre ellas la evacuación —hacia un centro con condiciones seguras— de 400 niños de círculo infantil y el cese de las actividades en cuatro centros educacionales del área sur de la urbe.

El teniente coronel Hernán Nieves Moya, jefe de la Defensa Civil en Guantánamo, informó que la población del área más cercana, calculada en unas 20 000 personas, se trasladó a lugares seguros, y aunque muchos acudieron por precaución a los centros médicos de sus áreas de salud y varios fueron asistidos por el Sistema Integrado de Urgencias Médicas en policlínicos y luego trasladados al Hospital Provincial Agostinho Neto, no se reportan casos de intoxicación u otra afectación producida por el gas.

Según informó en el policlínico Omar Ranedo, del centro de la ciudad, la doctora Ernestina C. Ballesteros, quien se encontraba en el cuerpo de guardia cuando comenzaron a llegar las primeras personas de los alrededores del Cárnico, ninguna presentaba afectaciones severas, solo ligera falta de aire, irritación laríngea e hipertensión por estrés, pero fueron examinadas con todo rigor por los especialistas que se encontraban en el centro.

El amoniaco es biodegradable. Las plantas lo absorben y lo eliminan del medio con gran facilidad, y de hecho es un nutriente de su desarrollo.

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.