Comunidad Las Terrazas festeja cumpleaños 41

Fundada el 28 de febrero de 1971 para dar abrigo a montañeses del municipio de Candelaria, acoge ahora a unas mil personas en plena Sierra del Rosario, Reserva de la Biosfera

Autor:

Juventud Rebelde

ARTEMISA, Cuba, febrero 28.— La pintoresca comunidad de Las Terrazas, festeja hoy sus 41 años abrazada a la cordillera de Guaniguanico, donde protagoniza un proyecto de desarrollo local sostenible, único en Cuba.

Fundada el 28 de febrero de 1971 para dar abrigo a montañeses del municipio de Candelaria, acoge ahora a unas mil personas en plena Sierra del Rosario, Reserva de la Biosfera.

Muy cerca del Orquideario de Soroa, mayor jardín de la isla dedicado al cultivo de la flor, parece un pueblo de ficción, una vista casi irreal de la campiña, a donde todos quieren llegar al menos una vez. Un ambiente festivo se adueñó este martes de la habitualmente sosegada localidad, ideal para escuchar los murmullos del monte, pero en días menos agitados.

Orgullosos de formar parte de un sitio de especial encanto, en cada aniversario los lugareños recuerdan los orígenes del asentamiento y agradecen a fundadores y artífices de la idea.

Mientras, el Terracero, el periódico comunitario, pasa de mano en mano lleno de historias, retratos y anécdotas de legendarios personajes, que dejaron su huella en la región.

Si de avances se trata, el incremento de la expectativa de vida, que ronda los 80 años, sobresale entre los logros indiscutibles de la zona, junto a la tasa de mortalidad infantil: en cero desde hace más de un lustro.

Con sus homogéneas viviendas que bordean la montaña, Las Terrazas se alimenta y rejuvenece con sus propios frutos.

Las instalaciones turísticas del paraje -70 kilómetros al oeste de La Habana- proporcionan empleo a casi la totalidad de los pobladores, además de financiar las inversiones y proyectos locales, premisas del peculiar programa de desarrollo.

Construido alrededor de un árbol, el hotel Moka recibe a turistas de todos los continentes atraídos por la majestuosidad del entorno, morada de más de 100 especies de aves.

Las ruinas de haciendas cafetaleras construidas en los siglos XVIII y XIX por colonos franceses atraen también las miradas de viajeros, tanto cubanos como foráneos.

Otro de los sitios de mayor afluencia de personas es la Casa Museo Polo Montañez, que atesora recuerdos del cantautor fallecido en 2002.

En el lugar a orillas de un lago, se exhiben los discos de oro y platino, conferidos al bardo por su primer CD Guajiro Natural, la guitarra y los trajes que lo ataviaron en sus giras por Europa y América.

El poblado, que cautiva a recién llegados, pintores y poetas, vive en armonía con un escenario privilegiado, inscrito entre las 25 reservas naturales élites del mundo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.