Conferencia de prensa ofrecida por el canciller cubano

Autor:

Juventud Rebelde

(Versiones Taquigráficas - Consejo de Estado)

Gustavo Machín (Moderador).-  Buenos días a todos los presentes.

El ministro de Relaciones Exteriores Bruno Rodríguez Parrilla dará una conferencia de prensa, para lo cual le cedo la palabra.

Bruno Rodríguez.-  Buenos días.

¡Cálidas felicitaciones a todas las periodistas que se encuentran hoy con nosotros!
Es un placer estar aquí con ustedes. Me excuso por haberles avisado con tan poca antelación; pero seguramente ustedes siguieron las noticias del día de ayer y comprenden que estamos encontrándonos lo más temprano posible, una vez que los acontecimientos permiten sostener este intercambio.

Como ustedes conocen, ayer tuvimos el placer de recibir en nuestro país al presidente Santos, de Colombia, acompañado de su Canciller.  El Presidente nos ha dicho, de forma muy respetuosa y cordial, que no ha logrado el consenso del hemisferio para invitar a Cuba a la VI Cumbre de las Américas de Cartagena, que será el mes próximo.

Ha explicado que Colombia quiere que esta situación sea discutida en la Cumbre de Cartagena.  Expresó respeto por la posición de los países que consideran una necesidad que Cuba haga parte de estas cumbres. Señaló que es un tema que lleva muchos años sin solución e hizo votos para que esta incómoda situación no se repita.

Deseo agradecer la gestión de Colombia, para quien Cuba siempre desea y quiere lo mejor.

No ha habido ninguna sorpresa, ha sido “la crónica de una exclusión anunciada”.  Con un enorme irrespeto por Colombia y por América Latina y el Caribe, los voceros norteamericanos desde el primer día habían decretado la exclusión de Cuba.

El vicepresidente Biden, la secretaria de Estado Clinton, un subsecretario y otros voceros del Departamento de Estado expresaron su veto antes de que la anunciada consulta ocurriera.

Estados Unidos, con su desprecio y arrogancia, ofende la dignidad de la Patria Grande de Bolívar, de Nuestra América de Martí.

Expreso enérgica denuncia de que la exclusión de Cuba por parte del gobierno de los Estados Unidos de América es inaceptable e injustificable.  Es parte de una política de bloqueo económico, político y mediático que es genocida, ilegal, que viola los derechos humanos de los cubanos, y que quedó claro en aquel memorando infame del señor Mallory, de abril de 1960, que fue decretado para causar hambre, desesperación y enajenar el apoyo del pueblo a nuestro gobierno.

El bloqueo es un crimen y un error que dura ya más de 50 años.

Estimados colegas:

Cuba nunca pidió ser invitada a ninguna de las llamadas Cumbres de las Américas, nunca lo hizo en el pasado, a esta tampoco.  Se limitó a responder que, de ser invitada en igualdad de  condiciones y con plenos e iguales derechos, actuaría con apego a los principios y a la verdad, con todo respeto, como hace siempre.

La posición de los países de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de nuestra América (ALBA), es unánime y firme, aunque algunos intriguen al respecto.  Es unánime y firme en la exigencia del cese del bloqueo a Cuba y del cese de la exclusión de Cuba de cualquier mecanismo hemisférico, como esta llamada Cumbre de las Américas.  Es sólida y unánime en demandar, de manera inequívoca, que cese esta exclusión y que este tema se trate a profundidad durante la VI Cumbre de Cartagena.  Es también unánime en la postura de continuar observando, como declaró públicamente en su reunión del 15 de febrero, el Consejo Político o la Reunión de Cancilleres del ALBA, el resultado que se produjo ayer de aquellas consultas entonces en curso.

Corresponde al Consejo Político del ALBA, como enfatizó en solidarias y valientes declaraciones el presidente Chávez, en el día de ayer, que por encargo de la Cumbre de Jefes de Estado del ALBA, los Cancilleres continúen analizando esta situación, coordinen sus acciones y reinicien sus consultas dentro del ALBA y con el resto de los gobiernos de América Latina y el Caribe, sin excepción.

La posición de Cuba es la que expresó el presidente Raúl Castro Ruz el 4 de febrero, en Caracas, en la Cumbre de Presidentes del ALBA.  Dijo allí que Cuba jamás lo habría reclamado, pero que apoya el planteamiento del presidente Correa, de Evo y de otros Presidentes de actuar para que cese la exclusión de Cuba, posición que consideramos muy justa.

Dijo él:  “Yo quiero agradecer a ustedes, presidente Correa, a Evo y a todos ustedes, estos planteamientos… de vital importancia. Tienen toda la razón.  Nosotros jamás hemos reclamado que se tome una medida como esa, pero no por eso vamos a dejar de apoyar esta, que consideramos muy justa”.

Estas cumbres, como se conoce, surgieron en Miami, en 1994. Era la plataforma política para el desarrollo del Área de Libre Comercio de las Américas, el ALCA, el proyecto de los Estados Unidos de América para la anexión económica de nuestra Patria Grande.

En el 2005, en Mar del Plata, los presidentes Chávez y Néstor Kirchner, con apoyo de otros y de toda Nuestra América, enterraron el ALCA.

En abril de 2009, en Puerto España, el presidente Obama prometió una nueva política hacia América Latina y el Caribe.  Sobre Cuba expresó su deseo de encaminar las relaciones entre Estados Unidos y Cuba en una nueva dirección.  ¿Qué dirá el presidente Obama en la próxima reunión de Cartagena?

Estas cumbres, como la Organización de Estados Americanos (OEA), de triste fama, solo sirven para que Estados Unidos ejerza su dominación.  Los hechos más recientes lo demuestran.

Conviene, además, precisar que se ha hablado de la posibilidad de que durante la Cumbre de Cartagena los Jefes de Estado, en un segmento supuestamente privado, a puertas cerradas, traten este tema.

Debo decir que no es interés de Cuba.  Para Cuba no es aceptable que en una reunión privada entre el gobierno de Estados Unidos y América Latina y el Caribe se trate este tema en su ausencia.

América Latina ya no lo acepta y construye un proyecto de soberanía e integración regional, que Estados Unidos no puede impedir, aunque tratará de hacerlo.  La presencia de Cuba en Cartagena, desde la distancia, será inocultable, como ocurrió en el año 2009.

Ya Martí, refiriéndose a la I Conferencia Panamericana de Washington, que concluyó precisamente en 1890, por esos días de abril, el 19 de abril, había escrito:  “...después de ver con ojos judiciales los antecedentes, causas y factores del convite, urge decir, porque es la verdad, que ha llegado para la América española la hora de declarar su segunda independencia.”

Si esta exclusión sirve para ahondar la conciencia de los pueblos latinoamericanos y caribeños, para la acción firme y concertada de Nuestra América y para avanzar más resueltamente hacia nuestra completa y definitiva independencia, bienvenida sea.  
Por esos días, los cubanos estaremos aquí, confiados y serenos, como un símbolo estaremos conmemorando la epopeya de Girón, que no sabemos por qué, los asesores del Presidente de Estados Unidos hacen coincidir otra vez con la “Cumbre de la América Incompleta”.

Muchas gracias.

Moderador.-  El Ministro accederá a responder algunas preguntas sobre el tema al cual se ha referido.  Les pediría a aquellos que quieran preguntar, que utilicen los micrófonos que están a los lados y se identifiquen por el medio que representan.

Andrea Rodríguez (AP).-  Buenos días, Ministro.

Bruno Rodríguez.-  Buenos días, Andrea.  ¡Felicidades!

Andrea Rodríguez.-  Gracias.

Señor, se ha hablado del consenso y se ha hablado de que no se llegó al consenso para que Cuba sea invitada, pero lo cierto es que parece demostrarse también que no hay consenso en los países del ALBA.  Esto es:  ¿Ustedes creen que el caso Cuba y esta situación especial que se ha presentado en Cartagena ha roto el consenso del ALBA, dejando en una posición distanciada al presidente Correa?  ¿En qué momento entonces los países del ALBA se encuentran frente a Cartagena?

Gracias.

Bruno Rodríguez.-  Yo no he hablado del consenso, yo he citado al Presidente de Colombia explicando su posición con relación a este asunto.  Pero he dicho, y reitero, que el ALBA tiene una posición sólida y unitaria en el reclamo del cese inmediato del bloqueo a Cuba, que es lo fundamental; en el reclamo del cese inmediato de la exclusión de Cuba de estos mecanismos, llamados hemisféricos, como la Cumbre de las Américas, y que el ALBA tiene una posición firme y unánime de concertar acciones y, como declaró —es pública la Declaración de la Reunión de Cancilleres del 15 de febrero—, que reanudaría su coordinación de acciones y sus contactos una vez que se conociera el resultado de aquella consulta que estaba en curso.

La postura del presidente Correa es totalmente apoyada por todos los presidentes del ALBA, por toda la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, en el reclamo del cese de esta exclusión inaceptable, y en lo que es más importante, en la exigencia de que pare ya, inmediata e incondicionalmente, el bloqueo político, económico y mediático a Cuba.  Y los cancilleres del ALBA en estos días continuaremos concertando posiciones en relación con la manera en que estos asuntos se aborden en la VI Cumbre de Cartagena.

Rosa Tania Valdés (REUTER).-  Buenos días.

Canciller, lo que quisiéramos saber:  Al principio, cuando comenzó toda esta reclamación del ALBA en relación con que Cuba debía participar, algunos países dijeron que hasta estarían dispuestos a ausentarse en caso de que Cuba fuera excluida, como finalmente ha ocurrido.

Lo que quiero saber:  ¿Pedirá Cuba a los países del ALBA alguna posición en relación con esto?  ¿Irán los países del ALBA a la Cumbre o no irán?

Bruno Rodríguez.-  Este tema no es nuevo, ni es nueva la posición de los países del ALBA.  Ustedes podrían buscar la Declaración de la Cumbre de Presidentes del ALBA, que se realizó en Cumaná en los días de abril del 2009, en vísperas de aquella V Cumbre que se efectuó en Puerto España.  La postura del ALBA de estos momentos es exactamente aquella, es sólida, es firme, es consistente en el tiempo.

Como dijo el Presidente Raúl Castro Ruz, el 4 de febrero, Cuba jamás habría reclamado una medida de esta naturaleza; pero la apoya firmemente porque considera que es justa y legítima la reclamación enérgica del presidente Correa, con apoyo de todos los Presidentes del ALBA, de que cese esta situación.

Néstor Pardiño.-  ¿Cómo se interpreta este nuevo fenómeno donde un grupo de países de América Latina están enfrentando a Estados Unidos por el tema Cuba?  ¿Qué comentarios puede hacer al respecto?

Bruno Rodríguez.-  Cuba se expresó ya en el año 2009.  Fidel, tan temprano como en los años noventa, alrededor de los anuncios con bombo y platillos de aquella Cumbre de 1994, en Miami, se preguntó para qué servirían estas cumbres.  Ya Cuba estaba siendo excluida.  Dijo entonces:  Si estas cumbres sirvieran para discutir los problemas reales de América Latina y el Caribe, los problemas de la paz, los problemas del desarrollo, los problemas de la deuda, los problemas de una relación justa y equitativa, los problemas del acceso a los mercados, los problemas del subsidio, que destruye las economías caribeñas, por ejemplo; si se discutieran los problemas reales del terrorismo, del narcotráfico; si se discutieran en un plano de igualdad entre Estados Unidos y América Latina y el Caribe, quizás esas Cumbres, aunque hubieran excluido a Cuba, servirían para algo; pero no si lo fueren para expandir la dominación de Estados Unidos, para extender esa presencia intervencionista, injerencista en nuestros Estados; si fueran para extender y profundizar esa relación de expoliación de nuestras economías y de nuestros recursos, habría que resistir.  Hoy ya, años después, la realidad está totalmente clara, todo el mundo sabe, nadie tiene dudas después de haber enterrado el ALCA, para qué sirve este tipo de cumbres, y la exclusión de Cuba es, probablemente, el símbolo más notorio, más evidente de que son cumbres hechas a imagen y semejanza del dueño, que es el gobierno de Estados Unidos, y que son su instrumento para ejercer dominación de una manera nada democrática y con mucho irrespeto por países que son iguales, soberanos, y que no aceptan ser tratados como traspatio.

Patrick Hoffman (CNN).-  Buenos días, ¿cómo está?

Si Cuba no quiere participar en la cumbre, ¿por qué están luchando algunos países del ALBA, algunos Presidentes para que ustedes estén allá?

Bruno Rodríguez.-  Cuba ha dicho desde el año 1994 que su exclusión de estas cumbres es injustificable y que es inaceptable.  A Cuba se le ha preguntado si, de ser invitada, asistiría a esta Cumbre; se le preguntó también en el 2009.  Cuba siempre ha respondido que, de ser invitada en igualdad de condiciones y pleno derecho, asistiría a la Cumbre desde sus posiciones de principio de política exterior, con apego a la verdad y con todo respeto.

Los países del ALBA están denunciando una exclusión arbitraria e insostenible, propia de la Guerra Fría, impropia de estos tiempos, impropia de la relación que supuestamente el gobierno de Estados Unidos quiere construir ahora con América Latina y el Caribe que es distinta a aquella de los años noventa.

Roberto Hernández (Prensa Latina).-  Buenos días, Canciller.

¿Existe fecha y lugar para una próxima reunión de cancilleres del ALBA?

Bruno Rodríguez.-  Todavía no, estamos en contacto, de hecho hemos estado ayer en contacto, y en los próximos días continuaremos intercambiando impresiones.

Sarah Rainsford (BBC).-  Hola. Quería preguntarle, ¿cuál es la probabilidad, cómo lo ve usted, de que Cuba sea incluida en la próxima Cumbre, de qué depende y cuáles son las condiciones?

Bruno Rodríguez.-  Creo que todos comprendemos que una eventual invitación a Cuba, tal como ha explicado el Presidente colombiano, depende del consenso.  Todos entendemos qué quiere decir “el consenso”.  El consenso para este tema quiere decir la autorización de Washington, y esa es una pregunta que podría dirigírsela al gobierno norteamericano.

No sé qué hará el gobierno norteamericano.  Se ha anunciado qué ha hecho hasta ayer mismo, que es reiterar una vieja política fracasada, que ha durado 50 años, que no funciona y que alguien debería pensar en revisar.

Les agradezco mucho su presencia esta mañana.

Muchas gracias.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.