Valoran importancia de visita de Benedicto XVI a Cuba - Cuba

Valoran importancia de visita de Benedicto XVI a Cuba

El viaje del Sumo Pontífice a la nación caribeña constituye un acto de honestidad y justicia con el pueblo y los principios del proceso cubano: solidaridad, ecumenismo, y diversidad cultural, religiosa y sexual, consideró Miguel Barnet, presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba

Autor:

Juventud Rebelde

La visita del papa Benedicto XVI representa una excelente oportunidad para mostrar la realidad del país y su Revolución, afirmó aquí el presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), Miguel Barnet.

El reconocido autor consideró que el viaje del Sumo Pontífice a la nación caribeña -previsto del 26 al 28 de este mes- constituye un acto de honestidad y justicia con el pueblo y los principios del proceso cubano: solidaridad, ecumenismo, y diversidad cultural, religiosa y sexual.

Se trata de un hombre, apuntó a la prensa, que en medio de una gran red de información recibe numerosos criterios sobre Cuba y la Revolución, algunos de los cuales pueden ser adversos, salidos de la corriente del neoliberalismo y, por eso, es muy importante el contacto cercano con la isla.

Benedicto XVI va a llegar a un país donde descubrirá muchas cosas, porque acabamos de pasar un proceso de análisis y confirmación de nuestros valores sociales, y sería positivo que pudiera ver las observaciones realizadas en la Conferencia del Partido Comunista de Cuba (PCC), celebrada en enero pasado, agregó.

Barnet recordó que uno de los puntos abordados en la cita partidista, específicamente el número 57, propugnaba la diversidad de la sociedad cubana en los diferentes espacios, entre ellos el religioso.

Para el autor de libros como Gallego y La canción de Rachel, el verdadero socialismo está reñido con cualquier tipo de discriminación, por lo que el Papa podrá ver templos a los que asisten personas de las más diversas confesiones religiosas, incluyendo las de origen africano.

Sería significativo, valoró, que tuviera la oportunidad de reunirse con muchos cubanos, no solo con líderes religiosos, sino con la gente del pueblo y los miembros de las llamadas religiones sincréticas, pues todas presentan una gran transculturación característica de la identidad del país.

Todas las culturas tienen una base religiosa, cada pueblo ha construido imaginarios propios, y uno de los valores de Cuba en ese sentido es demostrar con creces que los diferentes sistemas religiosos tienen derecho a existir en plenitud, consideró. Para Barnet, ese respeto al mosaico religioso presente en la sociedad cubana constituye el mensaje más noble que puede llevarse el jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano, más allá de cualquier valoración política o de otra índole.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.