Cómo se «quema» juventud

Los más nuevos en Cuba están entre los que más fuman en los países de América Latina, revela una investigación nacional que forma parte de la Encuesta Mundial de Tabaquismo

Autor:

Luis Hernández Serrano

p>El 16 por ciento de los jóvenes cubanos fuman dentro de sus casas, el 22,8 en eventos sociales, el 38 en espacios públicos, el 9,1 en la escuela, pese a las regulaciones establecidas, y el 13,7 por ciento en la casa de sus amigos.

Los preocupantes índices aún preliminares, los reveló una investigación nacional sobre el hábito de fumar de nuestros jóvenes, que forma parte de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en ese sector, en la cual participa nuestro país desde 2001.

El doctor Orlando Landrove Rodríguez, coordinador de la indagación en el país y jefe del Departamento Nacional de Prevención y Control de Enfermedades No Transmisibles del Minsap, explicó que ese estudio tiene una metodología y un instrumento estatalizado para todos los países del orbe. Se realizó en 2001 y en 2004 en la capital y en cuatro provincias más, y en 2010-2011 en todas las provincias del país, incluida La Habana.

La investigación se realizó con más de 3 000 alumnos, en 456 escuelas secundarias básicas y por primera vez nacionalmente. Participaron más de 70 investigadores del Minsap de toda la nación, y más de cien profesores y directivos del Mined.

«Esta investigación duró aproximadamente seis meses, aunque su Informe Final no está aún hecho. Debemos presentarlo antes de finalizar el año a la OPJM, a la UJC, a la FEEM y al Mined».

«Nos ha resultado muy interesante en cuanto al hábito de fumar en los jóvenes sobre todo en los adolescentes entre 13 y 15 años de edad, en hembras y varones».

El también investigador, especialista de Segundo Grado de Epidemiología y Profesor Auxiliar de la Escuela Nacional de Salud Pública, explicó que esta investigación, que en Cuba se hizo con el apoyo del Ministerio de Educación, forma parte de un sistema global de vigilancia del tabaco y también del sistema de vigilancia de los factores de riesgo en nuestro país, sobre todo los relacionados con las enfermedades no transmisibles, que son las primeras causas de muerte en Cuba, y que mal tratadas, o por ignorancia, indolencia o abandono de los pacientes, pueden matar… y matan: cáncer, hipertensión, cardiopatías, diabetes, asma…

Landrove estima que la indagación ha permitido saber lo ocurrido con los jóvenes y el hábito de fumar en los últimos diez años. «En 2010 —enfatizó— hicimos por primera vez un estudio con los jóvenes en todo el país, a partir de los 15 años».

«Se incluyeron algunos adolescentes de décimo grado. Vimos que el inicio del hábito de fumar en Cuba es a muy temprana edad: casi el 40 por ciento antes de los 17 años. El adolescente se inicia como un juego, el fruto de una prohibición o impulsado por una curiosidad.

«Los jóvenes encuestados reconocen que hace daño, pero fuman. Los menores lo hacen, sencillamente, porque imitan a sus padres, tíos y abuelos.

«El objetivo principal de esta investigación fue apreciar la prevalencia del tabaquismo entre muchachos de 13 y 15 años, e identificar factores que influyen sobre el consumo del tabaco, asociados a su medio escolar y el acceso a comprar cigarros».

El humo ambiental del tabaco

Recalca Landrove que casi cuatro de cada diez personas de toda la población está expuesta al hábito de fumar en su propio hogar. Lo que llama «el humo ambiental del tabaco».

«Los estudiantes de Secundaria Básica fumadores lo hacen dentro y fuera de la casa. En Cuba más del 58 por ciento de los alumnos de ese nivel están expuestos, como fumadores pasivos, al humo ambiental dentro de su propia casa. Eso nos dijeron. Y fuera no varió el porcentaje, es decir, en lugares públicos, en la escuela, e incluso en espectáculos y escenarios deportivos.

«Verificamos, preliminarmente, que hay un mayor riesgo en la capital con relación al tabaquismo. Cuando vemos la susceptibilidad a iniciarse en el hábito, La Habana tiene el 17,5 y en el resto de las provincias el 8,4. Los menores de La Habana están expuestos a un mayor riesgo».

—¿Qué piensan esos alumnos en La Habana?

—Un 7,1 por ciento de las hembras opina que fumar los hace mucho más atractivos. Y un 5,4 por ciento de varones. Otro grupo cree que los hace perder peso, porque desaparece el apetito y comen menos. Dicen que para mantener la línea. Pero no es así necesariamente.

El adicto es un enfermo

El investigador plantea que en verdad fumar es una adicción. Y que el adicto es, sin saberlo a veces, un enfermo. «Así es como tenemos nosotros que ver la adicción al cigarro en Cuba. Y los que la practican no saben que el tabaquismo es la droga que mata a más personas. ¡Es una droga legal!», apunta.

«Me pregunto por qué esa conducta autoagresiva del hábito de fumar de las personas fumadoras, ese autosuicidio. Como es una droga lo que consumen, los engancha y no los deja después. Se convierten en esclavos de ese vicio. Por eso son adictos y enfermos».

Reflexiona el epidemiólogo que muchos sectores y espacios creativos nuestros no condenan suficientemente el hábito de fumar. Por ejemplo, el de las telenovelas del patio y extranjeras, cuando el galán o la actriz principal de la película fuman, hacen mucho daño a todo el mundo, en especial a los niños, los adolescentes y a los jóvenes. «Eso, por supuesto, daña cualquier labor que nosotros hagamos como salud pública, como educación o simplemente como familiar del joven.

«Preguntamos a los encuestados si estaban de acuerdo con fumar, y el 84,3 por ciento estuvieron en contra. Pero a los menores se les sigue vendiendo cigarro al menudeo en las bodegas y en algunas dependencias, según expresaron en el estudio. Esto provoca que el acceso se les facilite más. Hay una regulación, pero no se cumple.

«La juventud cubana es una de las que más fuma en los países de América Latina, una de las de mayor prevalencia», según revela el especialista.

«El 10-20 por ciento de la población mundial es fumadora de cigarrillo. Y las adolescentes en Cuba fuman casi igual que los varones: en un por ciento que casi los iguala.

«Hicimos, paralelamente, una investigación con los profesores y trabajadores de esas mismas secundarias básicas donde realizamos nuestra encuesta nacional. Se terminó ya, pero no está listo el análisis de los resultados. Lo estamos procesando todavía. Y se lo daremos a Educación. Se llama Encuesta Mundial de Personal de Escuelas.

«No solo el Minsap y el Mined deben abordar este asunto; debe hacerlo toda la sociedad civil y entre ellos los científicos sociales, por la salud humana y por el daño económico que provoca».

El especialista alerta que artistas y profesionales estrellas mueren relativamente jóvenes por fumar y que la primera causa de muerte es el infarto cardíaco; la segunda el cáncer, y la tercera el accidente cerebrovascular.

«Y el primer factor de riesgo en toda localización de cáncer es el tabaquismo, y en el de pulmón el principal causante es el cigarrismo. En ocho provincias y la Isla de la Juventud, en 2011, el cáncer fue la primera causa de muerte».

La OMS señala que el hábito de fumar es un problema de salud en el mundo: más de 6 000 000 de muertos provoca en un año. En Cuba el 18-19 por ciento de la mortalidad es por el tabaquismo, indicó el especialista.

«Hay que llevar al debate público este tema con opiniones de los jóvenes», sostuvo finalmente.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.