En Caibarién la vida validó la quimera

La práctica confirma la viabilidad de la aplicación del novedoso proyecto de las Iniciativas Municipales de Desarrollo Local, aunque todavía hay que afinar para que cuajen plenamente

Autor:

Nelson García Santos

CAIBARIÉN, Villa Clara.— En la ciudad de Caibarién el mar impone su toque de belleza y de tranquilidad, que sobreviene cuando la vista se pierde en las azules y crispadas aguas. Este punto geográfico, en el noreste de Villa Clara, desde hace un tiempo se conoce internacionalmente como nunca antes, gracias a que innumerables viajeros del mundo pasan por acá o recorren sus calles en tránsito para llegar hasta el polo turístico de la cayería norte de la provincia.

La vida aquí, en este pequeño municipio con poco más de 38 000 habitantes, siempre la ha marcado esa íntima relación con el océano, que les ha ayudado, en mayor o menor medida, a sustentarse.

Desde allí, hace unas décadas, les nació otra fuente de prosperidad con la apertura del polo turístico en la cayería, donde existen bellísimas playas, a poco más de 40 kilómetros de la ciudad.

Consecuentemente hubo más empleo y posibilidades de ofrecer abastecimientos y servicios al turismo, lo cual se revirtió en mejor nivel de vida para parte importante de sus habitantes.

A este municipio, a diferencia de muchos otros, la circunstancia de tener una topografía llana, parcialmente cenagosa, con un mal drenaje de sus suelos, los obligó a establecer una economía basada en la producción industrial.

En los últimos tiempos, el nombre de Caibarién trasciende también a nivel nacional por un acontecimiento que nada tiene que ver con el mar, pero que ha significado una ganancia neta.

La novedad

El presupuesto del Gobierno municipal de aquí está mejor que nunca. Antes, en un año, recibían, si acaso, 6 000 pesos en divisa y ahora atesoran un patrimonio superior al cuarto de millón. ¿De dónde proviene ese monto? La historia comenzó en 2009, con la aplicación del proyecto de las Iniciativas Municipales de Desarrollo Local (IMDL).

Los resultados, tres años después, confirman su viabilidad, aunque todavía hay que afinar en la organización para que cuaje plenamente.

«Le veo mucho futuro, pero tiene que estar en la intención de todos los ministerios apoyar a cada uno de los territorios», enfatiza Mirelys Martínez Piedra, presidenta del Gobierno en el municipio.

En su opinión, los proyectos de desarrollo local son la única forma para disponer de un financiamiento propio y que pueda decidir el Consejo de la Administración su utilización, a fin de beneficiar a la población.

Pero, realmente, ¿en qué consiste esa iniciativa?

Constituye una nueva dirección de trabajo, refrendada en  el Lineamiento 37 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución para potenciar la economía de los municipios sobre la base del autofinanciamiento, con el propósito de generar ingresos por medio de producciones y servicios.

El documento refiere que los proyectos locales conducidos por los Consejos de Administración Municipales, en especial los referidos a la producción de alimentos, constituyen una estrategia para el autoabastecimiento local y el desarrollo de las miniindustrias y centros de servicios.

De menos a más

En Caibarién la idea se aplicó, progresivamente, hasta contar en la actualidad con los siguientes proyectos, distribuidos así: seis en restaurantes y cafeterías; ocho pertenecientes a Comunales, destinados en los cayos a la recogida de desechos sólidos, mantenimiento de áreas verdes, limpieza de la playa, acopio de materia prima, poda y tala de árboles y venta minoristas de flores y adornos florales. Además de la recogida de desechos sólidos en entidades que generan divisa dentro de la ciudad.

En la producción de alimentos se han implantado hasta ahora dos: 14 casas de cultivos de hortalizas y vegetales y la Unidad Porcina de Texico, que emplea los desechos de comida de la red hotelera del cayo para la ceba de cerdos. En la actualidad cuenta con 4 000 animales y se prevé ampliarlo en diez naves más.

Martínez Piedra revela que estos proyectos han generado hasta este año más de un millón de CUC. El 25 por ciento de ese dinero lo recibe el Gobierno municipal, que destina el 30 por ciento a obras de beneficio social y el 70 por ciento al desarrollo de otras iniciativas.

Una parte del dinero se utiliza ahora para financiar una miniindustria destinada a la confección de implementos deportivos; la Casa de las Tradiciones, para la venta de objetos representativos de las parrandas de los barrios de la Loma y la Marina; reparación capital del edificio de la Colonia Española, para instalar en los bajos un restaurante y salones para alquilar, así como ampliar diez habitaciones en el Hotel Brisas del Mar.

También las IMDL financiaron la reparación del Parque La Libertad, la pintura exterior de las edificaciones del Centro Histórico, el arreglo del parque infantil, incluido los equipos, fuente e iluminación, obras del Malecón y el Zoológico, por citar ejemplos.

Lo que falta

A pesar del incuestionable beneficio que ha significado esta nueva dirección de trabajo para el municipio todavía hay insuficiencias en la preparación de las entidades para la confección de los proyectos.

Sobre el particular, Roger Hidalgo Guevara, vicepresidente del Gobierno en el territorio, precisa que algunas empresas y organismos que deben proponerlas no se percatan de la importancia de estas.

A ello se suman las trabas en los mecanismos legales que impiden, a veces, concretarlos. Por ejemplo, en el caso de Cultura, como unidad presupuestada, no cuenta con los mecanismos oficiales de contabilidad para controlar los ingresos y gastos, por lo cual resulta imposible introducir las IMLD en ese sector. Otra muestra: un recorrido con turistas para que visualicen el proceso de confección de la esponja tampoco se puede organizar, porque no está en el objeto social de la pesca.

Hidalgo Guevara subraya que el proyecto Fantasía de parranda, una representación que se hacía a los turistas en los cayos, con buena aceptación por parte de estos, hubo que suspenderlo después de recaudar 4 800 dólares. ¿Causa? El Ministerio de Cultura no ha dado respuesta para establecer un sistema de pago a los aficionados, a quienes hay que recurrir, pues los profesionales no realizan ese tipo de espectáculo.

Las autoridades del Gobierno reconocen que los proyectos destinados al sector agrícola podrían ser más y trabajan para ampliarlos, aunque en la Agricultura tampoco pueden incluir iniciativas para producir renglones que deben ser para el balance nacional. Y sobre este particular, los directivos opinan que esta reglamentación deviene limitante.

Todavía hay falta de estrategias participativas, tanto de las entidades como de los organismos para dar respuestas a los proyectos y viabilizar su ejecución. Además resulta necesario que los aseguramientos materiales estén incluidos en el plan de la economía, así como limitar el plazo de tiempo para la aprobación de las iniciativas por parte de los organismos, según corresponda.

Lo que mueve…

Los trabajadores involucrados en las IMDL en sentido general mejoraron sus ingresos. Loiret Morfi, encargado de la selección de los animales para la ceba en Texico, confirma que ha sido una gran oportunidad tener un empleo con un salario estimulante. «Hay que trabajar mucho y bien, pero ese esfuerzo está reconfortado con lo que uno gana».

Cruz María Guerra González, la directora de la Unidad Porcina, subraya que los 42 trabajadores directos en la producción devengan como promedio unos 800 pesos mensuales y los indirectos reciben una estimulación que puede llegar hasta el 30 por ciento de su salario.

Los dedicados al cultivo de hortalizas y vegetales y el personal de Comunales están vinculados al resultado final de su gestión, lo cual les permite también ganar un buen sueldo.

Sin embargo, para Alina Hernández, trabajadora de la pizzería del municipio, hace falta establecer un sistema de estimulación económica que incluya a los trabajadores del Comercio y la Gastronomía que forman parte de las iniciativas de desarrollo. «El salario de nosotros, como en los otros sectores, debería estar en correspondencia con el resultado del trabajo», precisa.

Independientemente de que hay que afinar, los buenos dividendos de las IMDL son tangibles y han significado un progreso innegable, más allá de cualquier deficiencia, afirma la Presidenta del Gobierno en el municipio.

Un vistazo a la provincia

En Villa Clara hay 42 proyectos de desarrollo local repartidos en el municipio ya citado, Remedios, Sagua la Grande, Manicaragua y Santa Clara. De estos, 15 transitan por el proceso de inversión y aseguramiento de recursos materiales y financieros.

Entre los sectores que los asumieron se encuentran Comunales, Comercio y Gastronomía, la Agricultura, la Pesca, Transporte, la Industria Local, Confecciones Textiles, Artículos Deportivos y Pienso Animal.

Para Cristina Mediondo Roig, subdirectora de Economía y Planificación en la provincia, la experiencia demuestra que se debe lograr una mayor precisión en la instrumentación de lo que corresponde a la parte contable, financiera y energética.

Otra nueva buena es que se está trabajando en la concepción de nuevas variantes con formas productivas no estatales, centros de investigación y de la Educación Superior.

Las Iniciativas Municipales de Desarrollo Local, según la Comisión Permanente de Asuntos Económicos de la Asamblea Provincial del Poder Popular, están logrando una participación más directa de los gobiernos locales en la solución de los problemas a partir de este nuevo enfoque de desarrollo.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.