Efectiva participación y control popular

Este viernes, los integrantes de la Comisión Electoral Nacional firmaron el Acta de Toma de Posesión de sus cargos durante el acto que tuvo lugar en el Memorial José Martí

Autor:

Agnerys Rodríguez Gavilán

«Nuestro sistema político es la principal conquista de la Revolución, de la que dependen todas las demás, fortalecerlo ahora es aún más importante, cuando actualizamos el modelo económico y adoptamos cambios necesarios para perfeccionar la sociedad cubana».

La aseveración la hizo este viernes, en La Habana, el miembro del Buró Político Ricardo Alarcón de Quesada, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, cuando pronunció las palabras finales del acto de constitución de la Comisión Electoral Nacional (CEN), y toma de posesión de sus cargos de cada uno de sus integrantes.

«Subrayo en particular —abundó— que estas modificaciones que estamos introduciendo en nuestro modelo implican un papel más importante para las asambleas municipales del Poder Popular, y por lo tanto para los compañeros y compañeras que habrán de ser elegidos como delegados para integrarlas».

En ese camino hacia la actualización y el perfeccionamiento, son vitales el lugar y el alcance que tendrá el proceso de elecciones generales ya en marcha, y en particular, el papel de la CEN como su máximo responsable. Al respecto, Alarcón afirmó que todos sus integrantes van a conducir un proceso de importancia política, que no exageraríamos si lo calificáramos como una batalla política que nuestro pueblo tiene que ganar una vez más.

Para que se comprenda, dijo, por qué se trata de una batalla política, recordemos que en lo que comúnmente se conoce como Plan Bush, el Plan para la Asistencia a una Transición Democrática en Cuba, un extenso capítulo está dedicado al sistema electoral cubano, y allí los norteamericanos se concentran en estos dos puntos en particular, hacer un registro electoral nuevo y, por supuesto, promover la organización de partidos políticos que usurpen la voluntad que en nuestro país han ido ejerciendo en cada uno de los comicios los electores por ellos mismos, directamente.

Alguien pudiera pensar, expresó, que eso era un plan de George W. Bush, y ya Bush no es presidente, pero quien lo reemplazó en ningún momento ha dicho que tal plan no esté en vigor. Ha hecho algo más, lo ha estado aplicando sistemática y constantemente.

Como muestra concreta y reciente de que Obama continúa aplicando el Plan Bush, Alarcón se refirió a la comunicación que la administración actual dirigió al Congreso, en la que le da cuenta de que, a los numerosos fondos que emplean para tratar de socavar la sociedad cubana, para pagar mercenarios que trabajen para acabar con este sistema democrático, han decidido agregarle 20 millones de dólares más, que serán ejecutados, según esta comunicación, de aquí al 30 de septiembre de este año, cuando concluye el año fiscal actual.

Si se aplicara el Plan Bush, si se aboliese el sistema actual de inscripción automática, universal, gratuita y fácil, y se arrebatase al pueblo la capacidad exclusiva que tiene de decidir quiénes son los candidatos, habríamos regresado a un momento de los más tristes de nuestra historia. Cuando la primera intervención norteamericana, precisamente, lo que hicieron fue eso, poner fin a las prácticas democráticas que ejercían nuestros mambises en los campos libres de Cuba, hacer un registro electoral que le ganó al interventor militar una felicitación de su jefatura en el Pentágono, porque había logrado reducir los electores de Cuba a una mínima proporción de la población, caracterizada por dos cosas, que era blanca, y que tenía ingresos superiores al promedio de la gente.

Pero, nosotros y ustedes, tenemos que defender con energía y con vigor nuestro sistema, señaló.

A juicio suyo, la efectiva participación y el control popular son la esencia de nuestro sistema político, y son factores claves en esta etapa de la Revolución.

Volviendo a la responsabilidad que tienen sobre sí los integrantes de la CEN, añadió:  «Ustedes han sido designados para asumir una tarea de gran responsabilidad histórica. Les corresponde velar por el cumplimiento estricto de los principios y normas de este, nuestro sistema, promover la participación libre, consciente, auténtica del pueblo en todo el proceso. Por eso, los felicito, pero también les pido que cumplan ese deber tan preciado que la Patria les entrega en esta ocasión».

Les toca trabajar con celo, con dedicación, para garantizar que esos principios no solamente sobrevivan, no solamente se desarrollen, sino que se apliquen cada vez con mayor rigor, con mayor ejemplaridad, del mejor modo y con todo el mundo, concluyó Alarcón.

Apegados a las ética

Este viernes, y tal como lo establece la Ley Electoral cubana, los integrantes de la Comisión Electoral Nacional firmaron el Acta de Toma de Posesión de sus cargos, ante el secretario del Consejo de Estado, Homero Acosta Álvarez, durante el acto que tuvo lugar en el Memorial José Martí, enclavado en el capitalino municipio de Plaza de la Revolución.

Con ese acto ratificaban su voluntad de guardar lealtad a la Patria; observar y hacer observar en el ejercicio de sus funciones la Constitución, la Ley Electoral y demás normas que rigen el proceso electoral; cumplir en tiempo, con profesionalidad, disciplina y exigencia las actividades inherentes a los cargos que ejercen, y que su desempeño estará caracterizado por la imparcialidad y transparencia, veracidad y puntualidad de la información que brinden.

De esa responsabilidad habló Alina Balseiro Gutiérrez, presidenta de la Comisión Electoral Nacional, cuando hizo público el Juramento de los integrantes de la máxima autoridad, que ella encabeza.

La presidenta de la CEN es jurista de profesión, fue vicepresidenta de la Junta Directiva Nacional de la Organización Nacional de Bufetes Colectivos, también fue vicepresidenta de la Comisión Electoral Nacional en el anterior proceso de elecciones y, hasta este viernes, la presidenta de la Comisión Temporal de Trabajo que creó el Consejo de Estado para preparar el actual proceso de elecciones generales.

La CEN está integrada además, por Rosa Charró Ruiz, vicepresidenta, y Rubén Pérez Rodríguez, secretario. Como vocales fungirán Caridad Álvarez Rivero, Tomás Amarán Díaz, María Esther Bacallao Martínez, Armando Barrera García, Ariel Mantecón Ramos, Juan Mendoza Díaz, Raúl Vantroi Navarro Martínez, Magalys Piñeiro Ravelo, Leonides Rodríguez Rojas, Heriberto Rosabal Espinosa, Joselín Sánchez Hidalgo, Luis Solá Vila, Julio A. Torres García y Minerva Valdés Temprana.

En mejores condiciones organizativas

El país asume el actual proceso de elecciones generales en mejores condiciones organizativas, manifestó Homero Acosta en la apertura del acto.

Como parte del fortalecimiento de la institucionalidad y del perfeccionamiento del aparato estatal, informó, en junio del pasado año el Consejo de Estado designó una comisión temporal de trabajo para crear con tiempo suficiente las bases organizativas de este proceso electoral, la cual ha laborado, de conjunto con otros organismos, entre otras tareas, en la preparación del presupuesto electoral.

Esa misma comisión, abundó, se ocupó del desarrollo de una aplicación informática que sirva de soporte técnico a las elecciones, los proyectos de reglamento de las estructuras de apoyo a las comisiones en los distintos niveles, y de la propuesta de plan de capacitación de las autoridades electorales.

«Todo ello nos ha permitido iniciar este proceso electoral en mejores condiciones organizativas y posibilitar su desarrollo más eficiente en todos los órdenes», expresó.

Al acto asistieron también el miembro del Buró Político Salvador Valdés Mesa, secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba; la miembro del Consejo de Estado, Gladys Bejerano Portela, Contralora General de la República, entre otros dirigentes del Partido, el Estado, el Gobierno, las organizaciones de masas, las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.