Cuando la calidad muestra su rostro - Cuba

Cuando la calidad muestra su rostro

La feria de Labiofam en Expocuba fue una oportunidad para adquirir productos valiosos. También permitió que el pueblo interactuara con profesionales de una institución destacada por la eficiencia y el rigor científico

Autor:

Marianela Martín González

Claudia Sánchez Gómez debe estar hoy tomando sus primeras clases de Zootecnia Veterinaria, en el Instituto Politécnico Agropecuario Villena Revolución, en el municipio capitalino de Boyeros.

Hace tan solo dos meses esta jovencita ansiaba estar sentada en una de las aulas de la prestigiosa escuela para adentrarse en el conocimiento de esos seres que ella adora «porque miran con ternura y parecen agradecer cuando se les trata bien y son librados de las enfermedades».

Gracias al Círculo de Interés Salvadores de Animales, promovido por Labiofam, aprendió mucho más de lo que ya sabía sobre ratones blancos, gallinas, carneros, vacas, cerdos, conejos y curieles.

Aprendió con su profesor —el doctor Arnold Domínguez Palacio, quien funge como especialista de productos inyectables en el Grupo Empresarial Labiofam— a realizar análisis complementarios para diagnosticar clínicamente enfermedades; y a ordeñar y analizar la calidad microbiológica de la leche, entre otras tareas.

En su quehacer una vez por semana valorando junto al mencionado docente la frecuencia respiratoria, pulsaciones por minutos y temperatura de algunos animales, ella y otros diez compañeros de noveno grado perfilaron su amor por estas criaturas. Por eso, cuatro de los integrantes de este círculo de interés optaron por la especialidad de Zootecnia Veterinaria.

Los demás, aunque añoraban seguir los pasos de Claudia y los otros muchachos, no obtuvieron más de 85 puntos, el promedio académico requerido para estudiar esta profesión.

A esta muchacha valiente la conocí durante la feria expositiva y comercial del Grupo Empresarial Labiofam en Expocuba. El stand más visitado de este evento fue el que ella y su profesor ocupaban junto a otros técnicos. Allí no solo comercializaban fármacos producidos por la entidad para curar y prevenir enfermedades que aquejan a los animales; también mostraban simpáticas especies que llamaban la atención de los visitantes, sobre todo de los niños.

Una feria interactiva

La exposición del Grupo Empresarial Labiofam fue una fiesta que atrajo a muchos visitantes durante su prolongación, entre el 18 de agosto y el 2 de septiembre. El último día más de 1 600 personas acudieron al recinto ferial, según manifestó Pedro Abreu Mujica, director de Expocuba.

El pabellón donde se exhibieron los animales fue un espacio para interactuar con el público al igual que los restantes, entre ellos los siete puntos de ventas. La estancia del grupo empresarial en Expocuba fue una oportunidad para que productores y consumidores se vieran las caras y abordaran asuntos concernientes a los productos que factura esta entidad, adscripta al Ministerio de la Agricultura.

Un poco más de dos millones de pesos vendieron las distintas empresas que conforman Labiofam durante la referida feria. Entre los productos de mayor demanda figuró el Asmacan, un suplemento nutricional antioxidante que ayuda a la recuperación de pacientes con desórdenes inmunológicos severos, sobre todo a quienes presentan afecciones en el tracto respiratorio.

El yogur probiótico Paraíso fue otro de los mejores posicionados como favoritos. «Se vendió como pan caliente y a un precio mucho más asequible que el que se oferta en las tiendas recaudadoras de divisas», apuntó Oscar Valdés Romero, uno de los tantos visitantes que asistió a la clausura de la feria con su familia en busca del preciado alimento, considerado por los especialistas una medicina restauradora del sistema digestivo.

El eslogan de esta institución: La salud por la Naturaleza, llegó al recinto expositivo con ofertas que por primera vez se venden al público, como los biofertilizantes. «Estos productos no solo ayudan a alcanzar rendimientos sustentables (entre otras funciones, fortalecen a los suelos), sino que también son inocuos para el medio ambiente, para los frutos que se obtienen y para las personas que los aplicamos», acotó la agricultora Ada Martínez Baró, quien en un área menor a una hectárea siembra vegetales y cría cerdos.

Ismael Saavedra Abella, director comercial del Grupo Empresarial, explicó que estas ferias satisfacen la demanda de un público ávido de los productos naturales producidos por Labiofam.

Al valorar el evento, Saavedra subrayó que el año pasado fue la primera vez que incursionaron en este tipo de feria dirigida al público, por lo que en esta oportunidad todo se coordinó con un poco de más de experiencia. Significó que permitió exponer los resultados de esta entidad, cuyo aniversario 50 se celebra en el presente año.

Asimismo reconoció que tuvo un carácter artístico, pues paralelamente se ofrecieron espectáculos culturales, los cuales atrajeron no solo a quienes procuraban los productos de Labiofam sino al público infantil que pudo disfruta de grupos como La Colmenita de Arroyo Naranjo.

Al clausurar la feria, el director de Expocuba, Pedro Abreu Mujica, aludió a las palabras del Comandante en Jefe Fidel Castro, pronunciadas cuatro días antes de la inauguración del recinto ferial, delante de los microbrigadistas y demás trabajadores que contribuyeron a la construcción de esta instalación.

«Creo que sería una satisfacción para nuestra población y sobre todo un gran estímulo para todos los organismos productores —advertía Fidel el 31 de diciembre de 1988— el poder estar exhibiendo permanentemente, siendo el pueblo además testigo de lo que están haciendo. Sería una fuerza más para estimular la lucha por la producción y la lucha, sobre todo, por la calidad de la producción…»

Abreu dijo que la expoventa La salud de la Naturaleza cumplió con lo que pronosticaba sabiamente Fidel, pues no solo fue una oportunidad de adquirir en moneda nacional productos de altísimo valor para la salud humana y de los animales productivos y afectivos, sino que el pueblo interactuó con los trabajadores de una institución que se destaca por la eficiencia y el rigor científico.

«La feria triplicó los buenos resultados de la anterior. Nuestra dirección reconoció la disciplina, responsabilidad, consagración y austeridad de directivos y trabajadores de Labiofam, incluidas las empresas que garantizaron los productos y toda la logística indispensable», subrayó.

Claudia, la muchachita que descubrí en el stand más popular de Expocuba, no por gusto sueña con trabajar en Labiofam cuando se gradúe como técnica en Zootecnia Veterinaria.

«Gracias a este centro descubrí mi verdadera vocación. Por eso quisiera servirle algún día. Sería como retribuirle todo cuanto aprendí. Una manera muy provechosa de servirle a mi país, que reclama de manos laboriosas y de producciones que tengan calidad suficiente», aseveró.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.