El voto joven - Cuba

El voto joven

El protagonismo de los jóvenes mayores de 16 años que van a votar por primera vez, se hace sentir en nuestro archipiélago en el actual proceso electoral

Autor:

Nelson García Santos

SANTA CLARA, Villa Clara.— Quizá podría parecer que estos jóvenes, por su edad, sienten el proceso electoral muy distante por estar más ensimismados en sus rutinas diarias de la escuela, de la relajación en la cancha de deportes o en ese flirteo natural que se nota allí, a primera vista, donde florece la lozanía.

En eso pensaba al verlos atentos a las clases, sin que faltara esa sonrisa de aprobación por esto o lo otro que dijo el maestro. O al apreciar el susurro que se desvanece, sin molestar, en oídos receptivos o en las miradas delatoras por el agrado recíproco entre él y ella.

Allí estaba, a la espera de un receso, para indagar con ellos sobre cómo perciben los comicios en los que ejercerán, por vez primera, su derecho al voto libre y secreto, en las elecciones de delegados a las asambleas municipales del Poder Popular.

Sin despistes

Si inicialmente pensé que podían estar un poco distantes del proceso, la primera joven con que indagué dejó claro en una frase que no era así: «Esta será mi primera vez, y un primer acto tiene siempre su encanto».

Lo pueden hacer ahora porque nuestra Ley Electoral establece que están en capacidad de ejercer el derecho al sufragio activo todos los cubanos, incluidos los miembros de las instituciones armadas, que hayan cumplido los 16 años de edad, sean residentes permanentes en el país por un período no menor de dos años antes de las elecciones y estén inscriptos en el Registro de Electores del municipio y en la relación correspondiente a la circunscripción electoral del lugar donde tienen fijado su domicilio, o en la lista de una circunscripción electoral especial.

Para la estudiante Anabel Treto de la Paz ejercer el sufragio constituye un honor, un derecho que nos ha dado la Revolución que denota la importancia que esta le concede a la juventud.

Confiesa ella, al igual que otros jóvenes encuestados, que nunca han estado al margen de las elecciones, porque muchos cuando eran pioneros, de manera simbólica, custodiaron las urnas.

«Ahora sé que puedo influir en el resultado con mi votación, que cuenta mi decisión personal en un acto de legítima democracia», subraya.

Le asiste la razón, porque en nuestro país, según refrenda la Constitución, todos los ciudadanos con capacidad legal para ello tienen derecho a intervenir en la dirección del Estado, bien directamente o por intermedio de sus representantes, y a participar, con ese objetivo, en elecciones periódicas y referendos populares.

—¿Sabes ya por quién vas a votar?

—Sí, pero me reservo su nombre. Además, lo conozco y sé de sus buenas cualidades.

Un anhelo de años

El estudiante Jorge Luis Fuentes dice que él lo asume como un derecho que tiene y piensa que resulta muy bueno ese interés de los jóvenes por ejercer su derecho a elegir. «En el voto expresamos, más allá del hecho en sí mismo de seleccionar a alguien para un cargo, el apoyo a la Revolución».

Eso resulta vital, enfatiza Elizabeth Rojas Caraballo, quien comenta que va a cumplir un anhelo que le acompaña desde que era pionera: participar, por primera ocasión, en el proceso electoral.

«Ello constituye una gran responsabilidad para la cual la inmensa mayoría de los jóvenes están preparados, porque sabemos distinguir bien entre quienes tienen las mayores virtudes, que son gente para admirar y respetar», añade.

En Villa Clara más de 19 700 jóvenes mayores de 16 años participan ya en los comicios, y su protagonismo se hace sentir en las reuniones de nominación de candidatos a delegados a las asambleas municipales del Poder Popular, porque detrás del voto de la lozanía está el sí por la Revolución.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.