Apuestan citricultores por la diversificación

Con 600 kilómetros de red de riego y 5 700 trabajadores, la empresa citrícola Victoria de Girón potencia la cosecha y producción de cultivos varios

Autor:

Hugo García

JAGÜEY GRANDE, Matanzas.— La Empresa Citrícola Victoria de Girón se ha convertido en un referente por producir con más eficiencia y calidad. Ha crecido, incluso reponiéndose ante devastadores golpes de la naturaleza, como fueron los ciclones Michele, Denis e Ike, y la enfermedad conocida como HLB, una bacteria que transmiten los insectos, causante de severos daños a las plantaciones de Jagüey Grande.

Allí se ha fomentado una estrategia de siembra, para evitar que se propague más la enfermedad, con viveros techados. También, ante contingencias climatológicas y de enfermedades, esta entidad ha diversificado sus producciones, en busca de su autofinanciamiento.

Surgida en 1967 por idea de Fidel, ya en 1980 contaba con 40 000 hectáreas, en las cuales se producían 237 000 toneladas de fruta. En 1990 se perdió el mercado ante la caída de la URSS y tres años más tarde se comenzó la recuperación con fuerzas del Ejército Juvenil de Trabajo.

Roger Delgado, director de la Empresa, señaló que atienden a más de 15 000 cabezas de ganado, cifra que supera muchas veces las de centros dedicados puramente a esos renglones. Con este empuje por la diversificación, aportan 1 154 toneladas de carne: 675 toneladas de vacuno; 344 toneladas de porcino; 128 de ave, y otras de ovino.

El mango, menos propenso a enfermedades y que se cosecha antes de la temporada ciclónica, posee mil hectáreas en producción y esperan en los próximos años recoger 20 000 toneladas. Igual sucede con el aguacate, a cuyo cultivo dedican 500 hectáreas, y es un producto que exportan por su aceptación en el mercado internacional.

En sus 18 hectáreas de casas de tapado se cultiva tomate, ají y pepino, mientras que en la producción de huevos ya arribaron a las 2 300 000 unidades.

También alcanzaron —según su director— unas 12 000 toneladas de frutos, fundamentalmente de frutabomba, guayaba, melón y piña. Además cosechan anualmente 3 200 toneladas de viandas, granos y hortalizas, incluidos 13 000 quintales de arroz, con prioridad para el consumo de los trabajadores.

Con 600 kilómetros de red de riego y 5 700 trabajadores, la empresa se apoya en la labor de los integrantes de 500 fincas de campesinos,  cada uno de los cuales atiende entre 18 y 25 hectáreas de cítricos.

Tienen igualmente una red de tiendas para estimular a los obreros, en las cuales se les venden alimentos, ropas y herramientas; cuentan con dos centros recreativos y una clínica móvil de estomatología, destacó Rolando Riaño González, director de Desarrollo de la Empresa Citrícola Victoria de Girón, con quien un equipo de este diario recorrió las cuidadas plantaciones de toronja, naranja, mango, guayaba y hasta pequeñas cantidades de maracuyá y moringa.

Según constatamos, aquí lo aprovechan todo, hasta de las plantas de cítrico enfermas producen carbón vegetal. Igualmente fabrican helados y embutidos, y poseen plantas de hielo y de dulce en conserva, una panadería y un matadero.

En cuanto al cítrico, en el actual año prevén cosechar unas 150 000 toneladas y para 2013 pronostican alcanzar las 160 000.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.