Tiempo de asegurar - Cuba

Tiempo de asegurar

Realizarán este domingo Prueba Dinámica

Autor:

Agnerys Rodríguez Gavilán

¿Están listos todos y cada uno de los casi 200 000 cubanas y cubanos que, en calidad de autoridad electoral, desde la nación hasta la base, muy especialmente, a nivel de circunscripción, colegios y mesas, tienen la responsabilidad de organizar, dirigir y presidir las elecciones de delegados a las asambleas municipales del Poder Popular que tendrán lugar el próximo domingo 21 de octubre?

¿Estos hombres y mujeres que se desempeñan como autoridad electoral, en plena concordancia con las normas y principios éticos que caracterizan nuestro sistema, o sea, que asumen ese rol de manera voluntaria, sin ningún pago adicional, y sin dejar a un lado sus funciones cotidianas, dominan, conocen, saben qué deben hacer el día de la votación, cuáles documentos deben tener a mano para dejar constancia del ejercicio del voto, y cuándo deben orientar a un elector, si fuese necesario?

¿Todos y cada uno de los locales que en las circunscripciones se seleccionaron como colegios electorales, reúnen las condiciones suficientes de cercanía, seguridad y privacidad establecidos para garantizar el derecho de sufragio activo de los ocho y medio millones de ciudadanos con capacidad legal para ello, muy especialmente, de los más de 200 000 jóvenes que, por vez primera, lo ejercerán dentro de siete días?

¿Están ajustados todos los mecanismos —entiéndase, los sistemas de comunicación y transmisión de datos, de transporte, del servicio eléctrico y logísticos, entre otros—, para que puedan las autoridades electorales conducir la realización del ejercicio democrático de elegir como delegado a la asamblea municipal del Poder Popular al candidato o candidato que el elector considere?

Las respuestas a estas y otras muchas interrogantes saldrán a buscarlas este domingo los representantes del pueblo que fueron designados como autoridad electoral, desde la nación hasta la base, y el personal de apoyo que, desde diferentes frentes, deben, unos, organizar y dirigir, y, los otros, aportar, contribuir, facilitar.

Ello será posible porque hoy en toda Cuba se realizará la Prueba Dinámica, esa suerte de ensayo, ejercicio, examen en seco, en el que participan cientos de miles de cubanos y cubanas, menos los electores y nuestros pioneros. Las ocho de la mañana es la hora fijada para la arrancada de esta revisión al detalle de las responsabilidades y funciones de los hombres y mujeres, y de las tareas de los organismos y entidades, así como del funcionamiento de los mecanismos necesarios, para que nada dificulte, frene, obstaculice ni impida que los cubanos y las cubanas, no solamente voten, elijan, sino y muy especialmente que participen consciente y activamente en las elecciones del venidero domingo 21 de octubre.

Como parte de la prueba dinámica, se verificará también si los colegios electorales ciertamente fueron ubicados en lugares céntricos de la circunscripción, en puntos que estén a una distancia similar para todos los electores y de fácil acceso, habida cuenta de que el día de las elecciones —mucho mejor desde antes, como parte del derecho de participar y la obligación ciudadana de hacerlo con responsabilidad—, los electores y las electoras deben identificar muy rápidamente en qué sitio ejercerán su derecho al sufragio activo.

Las autoridades electorales correspondientes verificarán entonces si los locales seleccionados como colegios electorales reúnen además las condiciones para que el voto se efectúe cumpliendo los requisitos que la Ley establece para el sufragio, entiéndase, entre otros, el de garantizar la privacidad al elector, y que se mantenga la solemnidad del acto, presidido por los símbolos patrios.

Ha de constatarse que sean lugares públicos y solo cuando no exista otra posibilidad, seleccionar viviendas particulares, siempre que garanticen los requisitos establecidos. En ningún caso pueden utilizarse las viviendas o locales relacionados con los candidatos o sus familiares allegados, ni de otras personas que puedan comprometer la imparcialidad del proceso.

En esta suerte de ejercicio preelectoral, por decirlo de alguna manera, se comprobará si los colegios electorales están independientes unos de otros, si acaso ocupan el mismo inmueble, a la vez que permitirá revisar que la urna, esa que luego será custodiada por los pioneros de Cuba, se ubique adecuadamente, y con una o varias cabinas o locales que permitan que el elector pueda efectuar el voto con la debida privacidad.

Al cierre de la jornada, la prueba dinámica, o para ser más exactos, la máxima autoridad electoral del país nos dirá si toda Cuba está lista para que sus ciudadanos con capacidad legal para el sufragio activo pueden acudir a las urnas el próximo domingo 21, no solo para votar como delegado o delegada a las asambleas municipales del Poder Popular, al candidato, hombre o mujer, joven o adulto, negro, blanco o mestizo, ingeniero u obrero, médico o artista, que consideremos que reúne condiciones, méritos y capacidad suficientes para representarnos, sino para que vayamos responsablemente a participar de manera activa y creativa en el perfeccionamiento de nuestro sistema político-económico-social y en el mejoramiento de nuestra calidad de vida.

Procuremos entonces que la prueba dinámica que tendrá lugar este domingo en todo el país, no constituya en ningún caso un acto formal, sino un paso, la oportunidad, el momento, la hora precisa de señalar lo que deba ser mejorado, aplaudir lo que esté bien, perfeccionar lo que sea posible. Que los jóvenes en calidad de autoridad electoral estén entre los primeros en este domingo de ensayo y ajustes, de presente y futuro.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.