Fidel elogia a plantas como alternativas para alimentación

El líder de la Revolución Cubana respondió a un mensaje de un lector de Cubadebate con una carta que explica las bondades de la Moringa oleífera y Morera

Autor:

Prensa Latina

El líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, elogió nuevamente hoy las propiedades de las plantas Moringa oleífera y Morera como alternativas para la alimentación.

La Moringa, «originaria de la India, es el único vegetal que posee todos los tipos de aminoácidos. Su producción de hojas verdes por hectárea, con el marco de siembra y el manejo adecuado, puede sobrepasar 300 toneladas por hectárea en un año. Se le conocen decenas de propiedades medicinales», afirma Fidel Castro en una carta publicada en el sitio digital Cubadebate, en respuesta a un lector.

«Sus efectos en el aparato digestivo son muy buenos como todos los vegetales, aparte de sus elevadas cualidades proteicas, pero no debe consumirse en exceso, más de 30 gramos diarios, lo cual dependerá de la motilidad intestinal. Algunas personas admiten cifras mayores. Conozco quienes la consumen en cantidades mayores como té, en forma de polvo, con resultados excelentes por sus cualidades sedativas y favorables al descanso», indica el líder cubano.

Revela que «en nuestro país le hemos suministrado muestras de semillas de diferentes variedades a los institutos de investigación agrícola. Pronto conoceremos más sobre sus potencialidades. Desde mi punto de vista, su mayor beneficio para la población radica en sus cualidades como consumo animal para la producción de carne, leche, huevos, e incluso el cultivo de peces».

De acuerdo con Fidel Castro, «la Morera complementa esta importante cualidad de la Moringa» y «ha sido la base para la producción de seda mediante un proceso biológico que los chinos desarrollaron durante miles de años a través de los gusanos de seda. Las variedades principales que nosotros disponemos provienen de ese país, aunque en la actualidad en otras partes del mundo se han desarrollado diferentes variedades, algunas de las cuales hemos recibido en fechas recientes».

El líder revolucionario explica que la limitación de la planta «en las regiones frías es la temperatura y la baja luminosidad que detienen su crecimiento varios meses al año. En nuestro clima crece todo el año. Varios países la dedican a la producción de leche de cabra, cuyos precios a veces alcanzan el doble de la leche de vaca para las personas alérgicas a la misma».

En Cuba, confirma Fidel Castro, «había algunas plantas de Moringa, que los colonialistas ingleses llevaron desde la India al este de África y de ahí al Caribe inglés y Centroamérica, posiblemente a través de Belice, donde el estímulo de los altos precios que pagaron los yankis a los primeros agricultores fomentó su desarrollo por un brevísimo tiempo, y después no encontraron mercado ni dentro ni fuera del país. La forma de distribución de la tierra y la falta de escuelas e instrucción impidió su desarrollo. En eso, desgraciadamente, los pueblos del llamado Tercer Mundo han quedado rezagados», admite.

En Brasil los centros de investigación han promovido el cultivo de esta planta, y su clima es excelente para el desarrollo agrícola, apunta el líder de la Revolución cubana.

En otra parte de su carta, Fidel Castro revalida que «América Latina y el Caribe, en su conjunto, disponen de tierra, agua y recursos energéticos sin necesidad de promover la producción de gas de esquisto mediante fractura hidráulica como hace Estados Unidos, con riesgos probados para la propia salud de los ciudadanos de ese país, como han comenzado a divulgar algunos medios de prensa serios».

«Nos gustaría que éstos (medios) discutieran sobre el tema», añade el líder cubano y hace referencia como uno de ellos reconoció que las personas que viven en Estados Unidos, cerca de los sitios donde se extrae gas no convencional, muestran un significativo deterioro de su salud.

El órgano de prensa en cuestión alertó que «la mitad de las personas que participó en el estudio informó que antes de la explotación no tenía problemas con la salud, pero ahora sufre de alergia, asma, artritis, cáncer, así como hipertensión y enfermedades de corazón, riñones, pulmones y tiroides».

Es decir, el 81 por ciento de las personas se queja del mal olor de los compuestos químicos, que a veces contienen amoníaco, cloro, azufre y propano, entre otros.

En Estados Unidos ese gas se extrae a través de la fractura hidráulica: «Habitualmente el material inyectado es agua mezclada con arena y productos químicos».

Es la tercera vez en los últimos meses que he visto advertir sobre ese peligro, recalca Fidel Castro y expresa que «al parecer, muy pocos conocen que Naciones Unidas está ya consciente de que sobre ella cae la responsabilidad de pagar cien mil dólares por cada una de las víctimas de la epidemia de cólera que provocó la muerte de más de 7 000 personas en Haití, contagiadas por el contingente militar nepalés que Naciones Unidas introdujo en ese país, que no padeció esa enfermedad durante un siglo».

«Después de exhaustivas investigaciones se confirmó que la cepa es exactamente la misma que la que existe en Nepal, y la suma a pagar a los familiares es la de cien mil dólares por cada víctima, lo cual parece justo, pero nadie menciona sin embargo la suma que debiera pagarse a la nación haitiana por el enorme daño ocasionado a ese país pobre y subdesarrollado», puntualiza el líder revolucionario.

(Vea el mensaje original enviado por Fidel al lector de Cubadebate)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.