Perdió la danza un maestro excepcional

A los 77 años de edad, falleció este miércoles Eduardo Rivero Walter, premio nacional de Danza 2001, y director de la Compañía Teatro de la Danza del Caribe

Autores:

Eduardo Pinto Sánchez
Alexis Castañeda Borys

SANTIAGO DE CUBA.— En la noche de este miércoles falleció en esta ciudad, víctima de cáncer, Eduardo Rivero Walter, premio nacional de Danza 2001, y director de la Compañía Teatro de la Danza del Caribe.

Tenía 77 años de edad, de los cuales dedicó más de 50 al arte danzario. Y especialmente aquí creó y dirigió hasta su deceso, de manera general y artística, la Compañía Teatro de la Danza del Caribe.

Por su fidelidad a sus ancestros y al arte que defendió, el cadáver de Rivero Walter llegó en la mañana de este jueves a la Casa del Caribe, en el reparto de Vista Alegre, donde recibió el homenaje de quienes siempre lo admiraron.

Eduardo Rivero dejó una huella importante en la Compañía Nacional de Danza Contemporánea de Cuba. Como bailarín solista conquistó los mayores elogios del público y la crítica internacional.

También se destacó con la autoría de Súlkary, pieza considerada un clásico de la danza contemporánea cubana, y que ha sido interpretada por compañías nacionales y extranjeras. Su fértil labor también pudo disfrutarse en temas como Okantomi, Dúo a Lam, Tributo, Elogio de la Danza, Destellos y Ceremonial de la Danza, lo cual lo situó entre los creadores danzarios más prolíferos de Cuba.

El desempeño pedagógico del maestro Rivero Walter también lo avaló su sistemático trabajo académico, que incluyó la formación de compañías como la National Performing of Granada, la Compañía de Danza Contemporánea Okantomi, de Barcelona, España; y la National Performing, de Belice.

Fue asesor técnico en otras instituciones danzarias internacionales, entre estas la Compañía Nacional de Danza de Guyana, y la National Dance Theatre Company y la National School of Dance, ambas de Jamaica. También colaboró con la compañía de Danza Contemporánea Le Corail, en Martinica.

Por su trayectoria artística, se le confirieron las más altas distinciones, dentro de las que se destacan la Orden por la Cultura Nacional, las medallas Raúl Gómez García y Alejo Carpentier, la Orden al Mérito y la Distinción José María Heredia. Es considerado una personalidad de la cultura cubana por ser precursor de la Escuela Cubana de Danza Moderna y por sus aportes a esta manifestación, tanto en la técnica como en el ámbito coreográfico.

El arte danzario folclórico pierde un guía y maestro excepcional, pero no olvidará el legado de Eduardo Rivero Walter.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.