Salvar el conocimiento - Cuba

Salvar el conocimiento

El paso del huracán Sandy por esta ciudad afectó considerablemente la biblioteca provincial Elvira Cape

Autor:

Eduardo Pinto Sánchez

SANTIAGO DE CUBA.— Cuantiosos libros sufrieron daños en esta ciudad, los mismos que hasta hace poco hojeó un estudiante universitario, un alumno de preuniversitario o el profesional que estudia en los salones de la biblioteca provincial Elvira Cape.

En esta institución cultural, la segunda depositaria de libros del país, Sandy destruyó múltiples partituras, manuscritos, láminas y otros cientos de textos que, en sillas y mesas, se orean para ver si pueden salvarse.

Resulta difícil describir la agonía de sus trabajadores, en su mayoría mujeres, quienes se esfuerzan sin descanso para rescatar los textos dañados.

«Cuantiosos volúmenes sobre las ciencias aplicadas ya no existen o peligran por la humedad. Están mojados y llenos de hongos, al igual que los estantes», explicó a este diario Yuliet Cadet, jefa de la Sala General de la biblioteca.

«Fue muy doloroso tener que botar dos estantes llenos de volúmenes de Medicina, y lamentamos que cuando vuelva a abrir la biblioteca los estudiantes no encuentren en los catálogos aquellos textos que siempre consultaron aquí», añadió.

La situación, comprobada por este reportero, solo puede catalogarse de lamentable. Los libros que no están «enfermos de muerte» se ponen a secar para que el calor y el aire puedan sanarlos.

La jefa de la Sala General puntualizó: «En estos momentos es imposible la recuperación, aunque se sequen los libros. La biblioteca no cuenta ahora con los materiales necesarios para su restauración».

Difícil situación estructural

La Sala General, que es la que más colecciones atesora y más visitas recibe, está también muy afectada en su estructura.

En la fase de recuperación, las trabajadoras han tomado el protagonismo, a pesar de las afectaciones que sufrieron en sus hogares. Hoy ya tienen limpia la instalación y se esfuerzan para que el público pueda disfrutar de sus servicios en el menor tiempo posible.

Todas las áreas de servicio al público (la Sala de Fondos Raros y Valiosos, la Sala General, la Sala de Literatura, la Sala de Artes, el Departamento Infantil-juvenil, la Sala de Referencia, la Hemeroteca, el Departamento de Extensión Bibliotecaria y la Sala de Braille) fueron afectadas de una forma u otra por Sandy, y peligran muchos de los libros que se guardan allí por las condiciones de humedad que registra el edificio.

Grisel Salazar, jefa de Servicios de la biblioteca, apuntó que «este centro atesora la riqueza intelectual de cientos de personas y toda la inversión social del Estado revolucionario para editar títulos bajo las difíciles condiciones económicas en las que hemos vivido».

Estas mujeres, que han pasado sus vidas rodeadas de historias y conocimientos llegados desde cualquier parte del mundo, hoy no se atreven a tocar esos ejemplares que hasta ayer sabían buscar de memoria en los estantes.

«El trabajo de recuperación será largo, aunque por lo pronto volveremos a organizar los depósitos, estantes, colecciones y catálogos para brindar servicios a la población», agregó Grisel Salazar.

Legado

Este hermoso proyecto que nos legaron Emilio Bacardí Moreau y Elvira Cape Lombard, para que el pueblo contara con una institución cultural que brindara una variedad de servicios, no solo ha sido un templo de la literatura y la ciencia; allí también han trascendido exposiciones, conferencias, conversatorios y festivales para el enriquecimiento cultural de los santiagueros.

La biblioteca provincial Elvira Cape, miembro de la Red Unesco de Bibliotecas Asociadas (Unal), ha sido el espacio cómplice de miles de santiagueros y visitantes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.