A grandes problemas, soluciones concretas

El fuerte impacto del huracán Sandy sobre el fondo habitacional de la provincia de Holguín recibe soluciones concretas en algunos territorios, para beneficio de las familias damnificadas por los derrumbes totales

Autor:

Héctor Carballo Hechavarría

SANTA LUCÍA, Rafael Freyre, Holguín.— La transformación es visible de la noche a la mañana. Varias naves en desuso, que sirvieron por años como facilidades temporales a fuerzas del Ministerio de la Construcción (Micons) en un barrio en las afueras del poblado de Santa Lucía, se van tornando poco a poco en viviendas para los damnificados del huracán Sandy.

El torbellino constructivo que se respira en el lugar responde a la urgencia de aportar soluciones inmediatas a los considerables daños sufridos en el fondo habitacional de esta provincia y, sobre todo, para las familias que vieron derrumbarse totalmente sus casas.

De ahí el ímpetu y la entrega de estos hombres, entre los cuales figuran algunos que también perdieron techos, paredes y toda la vivienda, como consecuencia de la furia de los vientos que comenzaron a soplar sobre el territorio al caer la noche del 25 de octubre último.

El trabajador de la Empresa Constructora del Poder Popular (Ecopp) en el municipio de Rafael Freyre, Oscar Luis Calzadilla, es uno de ellos. «Sentí un gran estruendo en la oscuridad y comprendí que el viento me arrancaba el techo. Con mi esposa y mi hijo tuve que salir corriendo a refugiarme en casa de un vecino», rememoró Calzadilla.

A Andrei Pupo Caso, otro obrero de la Ecopp, y vecino del barrio Los Pinos, le sucedió algo parecido. Solo que, tras guarecerse durante la noche en casa de un amigo, al amanecer «descubrió» que de su pequeña casa de madera y techo de guano, solo había quedado un amasijo de desechos.

«Estamos aquí porque somos, ante todo, trabajadores de la construcción y debemos dar el paso al frente. Ya habrá tiempo para nuestra solución», expresó Pupo, y se retiró rápidamente a sus labores con un cubo de cemento en las manos.

Arcey Vera Claro, jefe de Producción de la referida empresa en Rafael Freyre y responsable principal de la construcción de las nuevas viviendas, precisó que son en total 80 trabajadores, apostados en la obra desde que brotan las primeras luces del amanecer hasta que anochece.

Por su parte, Archy Lam Ayala, jefe del subgrupo de construcción, inversiones y comunales del Consejo de Defensa Provincial, acotó que los municipios con mayores afectaciones en las viviendas en la provincia de Holguín fueron Mayarí, Banes, Antilla, Báguano, Rafael Freyre, Sagua de Tánamo y Cueto.

«Al conocerse la cifra preliminar de derrumbes totales, la indicación del Consejo de Defensa Provincial fue identificar, en cada territorio, aquellos locales de organismos estatales que no estaban en uso productivo o comercial, y que tuviesen posibilidades para adaptarlos», precisó.

«El estudio —continuó Archy— arrojó más de 80 locaciones. Actualmente se precisa el monto de los recursos necesarios y calculamos que, trasformadas estas, podrían convertirse en más de 300 viviendas para beneficio de los afectados por derrumbes totales y, principalmente, para quienes se encuentran alojados, de manera provisional, en centros de evacuación».

En general, se trata de instalaciones de distintas tipologías constructivas, que deben ser avaladas por el Instituto de Planificación Física, con el objetivo de que cumplan con los requisitos establecidos en el plan de reordenamiento territorial y con las condiciones sanitarias, de ventilación e iluminación óptimas.

Según Archy Lam, en este lugar de Santa Lucía existen condiciones para adaptar unas 40 viviendas, y de acuerdo con el ritmo con que se trabaja, las primeras 17 casas podrían ser entregadas en los próximos días.

Angel Heredia Borrego, director provincial de la Ecopp en Holguín, argumentó que escogieron estos inmuebles porque tienen una estructura sólida, lo cual los hace resistentes ante eventos meteorológicos.

Heredia Borrego añadió que particularmente en esta obra se están empleando recursos, como bloques, que fueron recuperados o manufacturados a partir de los desechos generados por el proceso de reordenamiento territorial, realizado recientemente en la zona de Playa Blanca.

Solo en el municipio de Rafael Freyre, en estos momentos se encuentran alojadas en centros de evacuación más de cien familias.

«Sin duda, estas viviendas serán un alivio en la solución de una parte de los derrumbes totales, si tenemos en cuenta que lo que comúnmente se hace es reponer la vivienda, para lo cual hay que buscar nuevas zonas de desarrollo para construirlas y eso llevaría un proceso de implementación a mediano y largo plazos», afirmó Archy Lam.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.