Seis décadas de Los Muñequitos de Matanzas

El 60 cumpleaños del afamado colectivo se celebró por todo lo alto el domingo último en la barriada de La Marina en Matanzas

Autores:

Hugo García
Fernando Valdés Fré

MATANZAS.— Tarde de buen sol, de ron, de rumba, de manos percutiendo el tambor; voces entonando cantos que invitaban al cadencioso estribillo; recuerdo de los ancestros; muchedumbre, confraternidad y armonía.

Siempre es así cuando se trata de Los Muñequitos de Matanzas, agrupación que recibió un homenaje en la barriada de La Marina, recordando el año 1952, cuando los fundadores del afamado colectivo entonaron, en el renombrado bar El Gallo, los acordes musicales en un género que los distinguiría hasta la actualidad: la rumba.

Las seis décadas de existencia del afamado colectivo se celebraron por todo lo alto el domingo último en su entorno natural —donde son ídolos—, condición que se extiende más allá de las lindes citadinas, para acceder a lo que más vale y brilla en el rico acontecer artístico folclórico del país.

Además, son muy conocidos fuera de nuestras fronteras, principalmente en Estados Unidos, donde cuentan con muchos seguidores.

Entre las múltiples expresiones de admiración durante el desarrollo del homenaje se oyeron voces que clamaron para que se mantenga ese espacio de Los Muñequitos con sus invitados, tal vez con periodicidad mensual, como si fuese una peña folclórica, para corear una vez más junto con Minini (Francisco Zamora Chirino), el director del Grupo folclórico Afrocuba: «Vengan rumberos, vamos a guarachar, vengan rumberos, vamos a guarachar. ¡Goza, mira qué bueno está el Marinón! ¡Qué bueno está el Marinón!».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.